Aspectos generales de las cataratas en perros

Las cataratas en perros − Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario

¡Nuestras mascotas también se hacen mayores! Es importante estar alerta para solucionar a tiempo los problemas de salud que suelen aparecer con la edad. Por eso, hoy vamos a hablar de las cataratas en perros.

 

“Las cataratas en perros son una de las causas más comunes de ceguera en nuestras mascotas caninas.”

 

¿Quieres saber más sobre este y otros problemas de salud de los perros? Sigue leyendo y apúntate al curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika. ¡Esta es tu formación ideal!

 

¿Qué son las cataratas en perros?

Ya te hemos hablado en este blog sobre el Alzheimer en perros y otros problemas de salud que nuestras mascotas pueden padecer al hacerse mayores. Ahora les toca el turno a las cataratas. No obstante, hay que tener en cuenta que, aunque son más frecuentes en perros ancianos, también las pueden sufrir animales más jóvenes.

Las cataratas son un problema de salud que afecta a los ojos del perro. Consisten en la opacidad del cristalino, la parte del ojo que está detrás del iris y cuya función principal es enfocar y obtener una imagen clara de las cosas.

Esta pérdida de transparencia del cristalino hace que el perro pierda visión y que tenga más sensibilidad a la luz. Se produce cuando una rotura en el tejido del cristalino provoca la desalineación de las fibras de este.

 

“Cuando un perro tiene cataratas, es posible que veamos en sus ojos manchas o una gran mancha blanquecina con tonos azules.”

 

Cataratas en los perros: posibles causas

Son varias las posibles causas de las cataratas en perros:

  • Factores hereditarios: la mayoría de las veces este problema ocular es hereditario. Ciertas alteraciones genéticas pueden provocar cataratas congénitas o juveniles en los perros. Estas pueden aparecer en animales de corta edad. Algunas razas tienen predisposición a desarrollar este tipo de cataratas, como el fox terrier, el caniche o el cocker.
  • Envejecimiento: con los años, el cristalino de los perros puede ir perdiendo elasticidad y transparencia poco a poco. Sin embargo, conviene tener en cuenta que, además de las cataratas, los perros ancianos pueden padecer esclerosis nuclear de cristalino, un problema que hace que los ojos de estos animales adopten un tono grisáceo.
  • Diabetes u otros trastornos metabólicos: los altos niveles de glucosa en sangre pueden provocar la acumulación de líquido en el cristalino y hacer que el perro termine teniendo cataratas.
  • Inflamaciones en los ojos: una inflamación en una parte del ojo también puede ser la causa de las cataratas.
  • Otros factores: intoxicaciones, traumatismos, deficiencias nutricionales, etc.

 

Los síntomas de las cataratas en los perros

Como ya sabrás, la vista no es el sentido más desarrollado de los perros. Estos animales se guían mucho más por sus sentidos del olfato y del oído. Por lo tanto, es posible que un perro que sufre cataratas tarde bastante en mostrar signos de que algo malo pasa.

Además, la formación de las cataratas es un proceso lento. Este proceso puede empezar con unas pequeñas manchas blancas y terminar cubriendo todo el ojo.

Algunos de los síntomas de las cataratas en perros son los siguientes:

  • Los ojos del perro presentan manchas blanquecinas o están totalmente cubiertos por una neblina blanca, azulada o grisácea.
  • El animal presenta intolerancia a la luz.
  • El perro se da golpes accidentales con los muebles o contra las paredes.
  • Notamos que el animal ya no ve muy bien.
  • El animal ha empezado a beber más agua de lo normal (síntoma de diabetes).
  • El animal tiene conjuntivitis.
  • El perro se rasca demasiado los ojos.
  • El perro muestra signos de dolor en los ojos.
  • En los casos más graves, el animal puede tener uveítis.

Si observamos cualquiera de estos síntomas en nuestro perro, deberemos acudir inmediatamente a la clínica del médico veterinario para que este le examine y le ayude.

 

Cataratas en perros: diagnóstico y tratamiento

Es muy importante diagnosticar pronto las cataratas en perros. Así, estaremos a tiempo de evitar su progresión y la pérdida de visión. Además, si la causa subyacente es otra enfermedad como la diabetes, podremos tratar al animal a tiempo y prevenir males mayores.

Para diagnosticar al perro, el médico veterinario realizará al animal un examen completo y algunas pruebas. Una vez que tenga los resultados, podrá determinar si se trata de cataratas y cuál es la causa que las ha provocado.

El tratamiento de las cataratas es quirúrgico, es decir, hay que someter al animal a una operación. Lo más recomendable es realizar esta operación lo antes posible para evitar complicaciones.

 

La operación de cataratas en perros: ¿en qué consiste?

La operación de cataratas en los perros consiste en la extracción del cristalino. Con esta intervención, se elimina la catarata y se evita que esta pueda volver a desarrollarse.

 

“Una vez extraído el cristalino, se coloca en su lugar una lente intraocular.”

 

Esta operación es sin duda la mejor opción para los perros con cataratas: entre el 90 y el 95 % de las intervenciones de este tipo tienen éxito. Gracias a este procedimiento, los animales afectados pueden recobrar un alto grado de visión, aunque no su totalidad.

 

Los cuidados después de la operación

La operación de cataratas en perros es sencilla y dura tan solo una hora por cada ojo, aproximadamente. Salvo complicaciones, no es necesaria la hospitalización del animal. Sin embargo, el médico veterinario tendrá que examinar al perro a la mañana siguiente.

Tras la operación, deberemos procurar que el perro descanse y que lleve una vida lo más tranquila posible. Además, nuestra mascota tendrá que llevar un collar isabelino.

Por otro lado, durante el paseo por el parque deberemos llevarle con un arnés de pecho (en lugar de con un collar), evitar que haga ejercicio o movimientos bruscos y procurar que otros animales no se le acerquen a la cara y le lastimen.

En las siguientes semanas, después de la operación, nuestra mascota tendrá que someterse a varias revisiones. También es posible que el médico veterinario recomiende un tratamiento postoperatorio: colirios, antibióticos, antiinflamatorios, etc.

 

Curso de Auxiliar de Veterinaria: la base de tu futuro

El curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika te permitirá adquirir una base sólida para poder trabajar en el sector del cuidado de los animales.

Con esta formación especializada podrías optar a salidas profesionales como las siguientes:

  • Auxiliar Veterinario en clínicas y hospitales de mascotas.
  • Auxiliar Veterinario Ecuestre.
  • Cuidador en parques zoológicos y reservas de animales.
  • Especialista en protectoras de animales y refugios.
  • Auxiliar en tiendas de venta de alimentación y complementos para mascotas.
  • Cuidador de animales en hoteles, spas o guarderías para mascotas.

La modalidad de estudio es online a distancia, ¡y tendrás la opción de realizar prácticas profesionales en empresas!

 

Confía en Nubika y conviértete en ATV

Con el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika podrás adentrarte en el mercado laboral del sector del cuidado de las mascotas y encontrar un puesto acorde a tu vocación.

¿Quieres ayudar al médico veterinario a diagnosticar y a tratar las cataratas en perros? Cubre el formulario y recibirás toda la información que te interesa. ¡Este es el primer paso hacia tu futuro!

 

Nota: El artículo no es clínico y los contenidos pueden no corresponder con una situación de salud veterinaria específica al no ser redactados por especialistas. Recomendamos acudir al médico veterinario para el tratamiento o consejo de cualquier problema de salud de tu mascota.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.