El collar isabelino: su uso en perros

El collar isabelino − Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario

¿Te acuerdas del cono de la vergüenza de la película UP!? ¡Pues eso es un collar isabelino! Este chisme tan incómodo ayuda a prevenir ciertos problemas de salud en nuestros perros. ¿Quieres saber cómo? ¡Lo vemos!

 

“El collar isabelino es muy necesario en ciertas circunstancias. Ante cualquier duda o problema con su uso, debemos consultar con el médico veterinario.”

 

¿Quieres trabajar en el sector del cuidado de los animales? Con el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika podrás adquirir los conocimientos y las habilidades imprescindibles para entrar al mercado laboral de manera inmediata. ¡Además tendrás la oportunidad de realizar prácticas profesionales en empresas!

 

¿Qué es un collar isabelino?

En veterinaria, el collar isabelino es una lámina fina y ligera que se dobla sobre sí misma formando una especie de tronco de cono. Suele estar hecho de plástico suave y cuenta con unas agarraderas para poder pasar por ellas un collar o una cinta. Este collar está pensado para colocarlo de manera segura alrededor del cuello del perro (o de otro animal).

Es importante que el material plástico de este elemento sea transparente. De esta manera, no se reduce tanto la visión del animal que lo lleva puesto.

Además, conviene que quede perfectamente ajustado, ni muy suelto ni muy apretado, para que el animal no se lo pueda sacar. Por eso, lo mejor es que sea el médico veterinario (o su equipo) quien lo coloque.

 

“El nombre del collar isabelino proviene de las gorgueras que se usaban en la época de Isabel I de Inglaterra. Es común ver estos elementos de moda en los cuadros de ese periodo.”

 

¿Para qué se utiliza un collar isabelino?

El collar isabelino sirve para evitar que los animales se rasquen, se muerdan o se laman una herida o una sutura quirúrgica. Este elemento es muy incómodo para nuestras mascotas, pero es necesario que aguanten con él puesto para no empeorar la herida.

La forma del collar limita los movimientos de la cabeza del animal, lo cual hace que este no sea capaz de llegar con su boca a ninguna parte de su cuerpo. Por otro lado, tampoco puede rascarse bien la cara con las patas, ya que el collar se lo impide.

De todas formas, este sistema puede causar ciertos problemas. Por ejemplo, si el animal es muy nervioso se puede lastimar al intentar sacarse el collar o al rascarse el cuello porque le molesta.

 

Cono para perros: posibles problemas

El collar isabelino es muy importante para evitar problemas como los siguientes:

  • Que la herida o sutura se infecte.
  • Que el animal se quite con la boca o con las uñas los puntos quirúrgicos.
  • Que el animal se provoque una irritación al rascarse la herida o la sutura.
  • Que la herida no se cierre ni cicatrice adecuadamente.
  • Que se produzcan puntos calientes en la piel del animal o que los que tiene empeoren.

Sin embargo, al colocar un collar isabelino a nuestra mascota, es posible que nos topemos con problemas como estos:

  • El animal se rasca el cuello.
  • El animal intenta sacarse el collar.
  • El animal no quiere caminar.
  • El animal se choca contra todo.
  • El animal está enfadado: muestra los dientes, gruñe, etc.
  • El animal muestra signos de depresión o de apatía.
  • El animal muestra signos de estrés o de ansiedad.
  • El animal no es capaz de comer o de beber.

Ante estos problemas, deberemos consultar con el médico veterinario para que nos proponga alguna solución. De todas formas, podemos seguir ciertos consejos básicos para evitar estos inconvenientes. ¡Vamos a verlos!

 

Cono para perros: consejos básicos

Algunos de los consejos básicos que podemos seguir para evitar problemas con el collar isabelino son los siguientes:

  • Tras una operación, es mejor colocar el collar isabelino antes de que el animal se despierte de la anestesia. De esta forma, va acostumbrándose poco a poco a él y no se pone tan nervioso.
  • Hay que motivar al animal para que camine, para ello podemos ponernos delante de él (para que nos vea bien) y guiarlo con una chuche o con un juguete.
  • Es importante evitar poner la mano dentro del cono sin que el perro nos vea antes.
  • Para acercarnos al animal sin asustarlo, primero podemos hablarle para que sepa en dónde estamos.
  • Hay que dejar que el perro explore el entorno y darle espacio suficiente para moverse. También conviene retirar los objetos que pueda tirar o contra los que podría chocarse y hacerse daño.
  • Es imprescindible colocar su plato de comida y su bebedero de tal manera que le resulte cómodo utilizarlos.
  • Hay que asegurarse de que el collar no le apriete ni le quede flojo. El médico veterinario puede ayudarnos con esto.
  • Si el perro tiene el pelo largo, revisa con frecuencia que no se le formen nudos alrededor del cuello por culpa del collar.

 

Collar isabelino: alternativas

Si el animal no acaba de adaptarse bien al collar isabelino, podemos valorar, con ayuda del médico veterinario, la posibilidad de utilizar otras alternativas. Algunas de las opciones son las siguientes:

  • Collarín cervical rígido: es como el que usamos las personas para inmovilizar la columna a nivel cervical. Es bastante eficaz, pero mucho más caro. Antes de usarlo conviene consultar con el especialista.
  • Venda cohesiva: la podemos encontrar en la farmacia. Se adhiere sobre sí misma, no sobre el manto del perro. Las hay con sabor amargo para que el perro no intente sacarla con la boca. De todas formas, algunas heridas no se deben cubrir con vendas.
  • Bodys: estas piezas de ropa cubren casi todo el cuerpo del animal y ayudan a proteger las heridas.
  • Calcetines: con ellos podemos cubrir heridas de las patas del perro. Este sistema es más engorroso, ya que el animal se lo puede quitar con facilidad.

No obstante, el collar isabelino es la mejor opción para la mayoría de los casos. Por eso, conviene hacer todo lo posible para que el animal se adapte a él y darle tiempo.

 

Curso de Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika: tu formación especializada

¡Ya sabes para qué sirve un collar isabelino! Ahora, no esperes más y apúntate al curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika. Esta formación especializada es online a distancia, por lo que podrás prepararte sin salir de casa y a tu ritmo. Rellena el formulario para saber más. ¡Conviértete en ATV!

Nota: El artículo no es clínico y los contenidos pueden no corresponder con una situación de salud veterinaria específica al no ser redactados por especialistas. Recomendamos acudir al médico veterinario para el tratamiento o consejo de cualquier problema de salud de tu mascota.

Recibe más información sobre el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

¡Amigo de
los animales!

Rellena el formulario y descarga el temario de curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.