¿Cómo afecta el confinamiento a los perros? Cuidados y recomendaciones

como afecta el confinamiento a los perros

Estar más de un mes en casa es duro para los seres humanos, pero también para sus mascotas. Ansiedad, estrés, aburrimiento… son síntomas que siente cualquier persona y que comparten con animales como los perros, por lo que es importante atender su cuidado en estas fechas.

“Nosotros como dueños tenemos que darnos cuenta de que dependen 100% de nosotros y son nuestra responsabilidad, ellos no saben lo que está pasando ahora con el COVID-19 y sieguen viviendo su vida. Así que, hay que ser responsable y satisfacer las necesidades básicas que tienen nuestros perros con ejercicio físico y ejercicio mental todos los días y no hace falta salir a la calle para hacerlo, lo podemos hacer en casa”, asegura el adiestrador canino responsable de Adiestramiento Canino Darwin y profesor de Nubika, Nicolás Dzikowsky.

Además, los perros suponen unos grandes compañeros de cuarentena ya que nos pueden ayudar a sobrellevar con mejor humor el confinamiento. “Son un espejo de nuestras emociones. Es decir, nosotros estamos súper ansiosos y nerviosos y el perro también lo está. Y otras veces estamos muy mal, deprimidos, y vemos que nuestro perro viene todo el tiempo a buscarnos, a lamernos, a tumbarse a nuestro lado para transmitirnos un poco de su emoción y decirnos en su idioma “tranquilo, todo va a pasar, solo vive el presente” que es lo que hacen ellos”, explica Dzikowsky.

Muchos ven como sinónimo de gasto de energía los largos paseos pero existen muchas prácticas altamente efectivas que se pueden hacer sin salir de casa. “El tema de los ejercicios de olfato suelen funcionar muy bien porque requieren mucha energía mental y basta con 20 minutos al día. Es como si nosotros nos ponemos a estudiar en nuestro escritorio y cuando nos levantamos después de 5 o 6 horas estamos completamente agotados”, comenta el adiestrador canino.

 

Recuperar el tiempo perdido

La falta de tiempo es siempre una de las excusas más repetidas pero el confinamiento obligatorio causado por el coronavirus ha hecho que pierda validez. Así, al mismo tiempo que se puede leer ese libro aparcado desde hace meses o ponerse al día ordenando la casa, también se puede mejorar el comportamiento de una mascota. “Aquellos que no tengan perros adiestrados pueden empezar con cosas básicas como sentarse, tumbarse, atender…

Y si el perro ya sabe ejercicios de obediencia básica, podemos enseñarle trucos como hacerse el muerto o pedir perdón o bien enseñarle ejercicios como traer objetos”, explica Nicolás Dzikowsky. Además, si se tienen niños y perros en casa estos ejercicios pueden ser doblemente beneficiosos ya que jugar al escondite divierte a los primeros y enseña a los segundos a acudir cuando se le llama, comenta el profesor de Nubika, que durante esta cuarentena está compartiendo algunas de estas técnicas en su canal de Youtube y su cuenta de Instagram.

Los paseos siguen siendo necesarios pero estos no deben alargarse mucho por razones de seguridad, aunque podemos optimizarlos para que el gasto de energía sea mayor. “Hay unas mochilas que se venden por internet que dan muy buenos resultados porque puedes ponerles peso y de esta manera el perro gasta el doble de energía física y mental porque lo estamos metiendo en modo trabajo; eso sí hay que tener en cuenta que se le puede poner como máximo el 10% de su peso corporal”, indica.

 

Mejor que un videojuego

El ocio es también imprescindible para las mascotas pero no siempre es necesario gastarse un dineral en sofisticados juguetes; basta con acudir a la carnicería para entretenerles. “Yo le doy a mis perros, Darwin y su madre Tatá, huesos de fémur y pueden estar 3 o 4 horas seguidas royendo, es como la Play Station de los perros. Realmente son muy buenos porque gastan energía física a través de la mandíbula, energía mental porque los mantiene concentrados y les ayuda a limpiar los dientes”, indica el adiestrador canino, al mismo tiempo que advierte que al tratarse de una pieza de grasa, carne y hueso puede hacer que el animal saque el instinto depredador que lleva dentro, por lo que conviene dejarles tranquilos mientras juegan con el hueso y estar muy seguros de cómo va a obedecer el perro si se le quiere quitar.

Y si el gasto de energía es importante no lo es menos su relajación, por eso las caricias y los masajes son fundamentales. Por esto, Nicolás Dzikowsky recomienda el método Tellington TTouch: masajes a lo largo de la columna vertebral del perro para que éste se relaje por completo.

“La gente al tener tiempo puede entrenar muchísimo más con su perro y esto ayuda a mejorar el vínculo, a mejorar la comunicación y si mejoramos estas dos cosas tenemos confianza, lo tenemos todo”, asegura.

Pero afrontar el futuro también es clave para las mascotas ya que ahora están acostumbrados a tener a sus dueños todo el tiempo en casa. “Más adelante vamos a ver si realmente genera problemas de conducta por ansiedad por separación. Yo recomiendo que esto se vaya haciendo paulatinamente, que se empiece a dejar a los perros solos primero 5 minutos, después 10, 15… para evitar problemas”, comenta.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Adiestramiento Canino

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información

Aceptar