Cuidados veterinarios: rabia en gatos

La rabia en gatos – Auxiliar Veterinaria

¿Has decidido apuntarte a un curso de Auxiliar de Veterinaria? ¡Pues has elegido una profesión con mucha demanda hoy en día! Para dedicarte a asistir al médico veterinario en la consulta y ayudar a mejorar la salud y el bienestar de las mascotas, tendrás que aprender algunas nociones sobre las principales enfermedades de los animales de compañía. Una de estas enfermedades es la rabia en gatos. ¿Quieres saber un poco más? ¡Vamos a verlo!

La rabia en gatos no es muy frecuente, pero sí es peligrosa.

 

¿Qué es la rabia felina?

La rabia supone un grave peligro para los animales mamíferos y las personas. A pesar de que es más común la rabia en perros, también la pueden contraer los gatos. Por eso, si tu vocación es dedicarte al sector de la veterinaria, deberás conocer todos los detalles de esta enfermedad de las mascotas.

Aunque no es habitual que la contraigan los animales de compañía de nuestro país, resulta imprescindible que el personal encargado de velar por la salud de las mascotas esté preparado para atender esta dolencia y, sobre todo, para ayudar a prevenirla.

La rabia es una enfermedad infecciosa provocada por un virus de la familia Rhabdoviridae. Este virus afecta al sistema nervioso central de los mamíferos provocando encefalitis aguda. Por tanto, esta es una patología muy grave que termina con la vida del animal infectado.

 

En la actualidad no hay casos de rabia en España, salvo en los territorios de Ceuta y Melilla.

 

Además, la rabia es una enfermedad zoonótica, es decir, puede ser transmitida por los animales a los humanos. No obstante, hace mucho tiempo que se disponen de las medidas de profilaxis y de control necesarias para su eliminación.

El virus de la rabia está distribuido por todo el mundo. En España, salvo casos puntuales importados, fue eliminada en 1965. Sin embargo, todavía afecta a muchos animales e incluso a las personas más desprotegidas de los países menos desarrollados.

 

Fases de la rabia en gatos

Las diferentes fases de la enfermedad de la rabia en gatos son las siguientes:

  1. Fase de incubación. Esta etapa puede variar mucho, entre una semana y varios meses, pero lo habitual es que se empiecen a mostrar los primeros síntomas al cabo de un mes desde el contagio. En este periodo el virus se disemina por el organismo del animal.
  2. Fase prodrómica. Puede durar entre dos y diez días. Aparecen los primeros síntomas en el gato: cansancio, vómitos, excitabilidad etc.
  3. Fase furiosa. Es la fase más característica de la rabia en gatos. En ella el animal presenta irritabilidad y agresividad, pudiendo llegar a atacar y morder.
  4. Fase de parálisis. En esta fase el animal sufre parálisis, espasmos e incluso puede llegar al coma hasta que, finalmente, muere.

 

Los síntomas de la rabia felina

Varios de los síntomas de la rabia felina pueden ser también signos de otras enfermedades. La rabia puede provocar, por ejemplo, cierto miedo al agua en los animales infectados, por eso se conoce también como “hidrofobia”. No obstante, los gatos no son precisamente famosos por su amor al agua. Por eso, este no supone un síntoma determinante para saber si un felino está infectado por la rabia.

Por otro lado, no todos los gatos infectados muestran los mismos signos de la enfermedad. En líneas generales, los síntomas de la rabia en gatos son los siguientes:

  • Comportamiento anómalo.
  • Maullidos extraños.
  • Irritabilidad excesiva.
  • Salivación desproporcionada o babeo.
  • Fiebre.
  • Pérdida del apetito y de peso.
  • Aversión al agua.
  • Vómitos.
  • Convulsiones.
  • Parálisis.

Si sabemos que un gato ha podido estar en contacto con animales salvajes o que ha tenido una pelea fuera de casa, debemos acudir a la clínica veterinaria de inmediato. Lo mismo tendremos que hacer si presenta uno o varios síntomas de la lista.

 

Cómo se contagia la rabia en gatos

La rabia se contagia a través de la mordedura de un animal infectado. También es posible contraerla por arañazos o por lametones sobre una herida abierta.

Aunque sea una enfermedad controlada en España y en la mayoría de los países desarrollados, los animales silvestres no están vacunados contra esta enfermedad y, por tanto, pueden transmitirla a nuestras mascotas o a las personas. El zorro rojo es el principal reservorio del virus de la rabia en Europa.

 

Cuidados veterinarios: diagnóstico y tratamiento de la rabia en gatos

Gracias al curso de Nubika de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario podrás aprender todo lo necesario sobre los principales cuidados que debe recibir un gato con rabia. Podrás formar parte del equipo humano de una clínica veterinaria y asistir al especialista en la consulta.

 

Diagnóstico de la rabia felina

Si sospechamos que un gato puede tener la rabia, se debe proceder al aislamiento inmediato del animal. Después, el médico veterinario procederá a realizar una serie de análisis serológicos y pruebas diagnósticas para saber si el gato está o no infectado.

En el caso de que el gato sospechoso de padecer esta enfermedad haya fallecido, se llevará a cabo una prueba de tinción directa de anticuerpos fluorescentes (DFA) del tejido cerebral del animal. Esta prueba mostrará los agentes virales y determinará definitivamente si el gato tenía la rabia.

 

Tratamiento para los gatos con rabia

La rabia en gatos no tiene cura. El tratamiento, por lo tanto, será paliativo. Esta infección actúa rápido. En la mayoría de los casos, cuando se detecta la enfermedad en el gato, la única medida que se puede tomar es la eutanasia del animal para evitar el sufrimiento.

Dada la gravedad de esta enfermedad es muy importante vacunar a nuestras mascotas de la rabia. Además, deberemos evitar que estas entren en contacto con animales silvestres o que se peleen con otras mascotas.

 

Curso de Auxiliar de Veterinaria de Nubika: ¡tu curso ideal!

¡Empieza ya a prepararte para ayudar a los animales! Con el curso de Nubika de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario podrás estudiar a distancia gracias a su sistema formativo online. Así, compatibilizarás tu vida personal con tus estudios.

El temario de este curso es muy amplio y está totalmente actualizado y enfocado hacia la realidad laboral del sector. Por otro lado, tendrás la oportunidad de realizar prácticas profesionales en empresas del sector del cuidado de los animales para que adquieras la experiencia necesaria para entrar en el mercado de trabajo.

Cuando termines tu curso y recibas la titulación acreditativa, ¡no dejes de formarte! Amplía tu currículum con programas formativos afines de Nubika y potenciarás al máximo tus oportunidades laborales. Uno de los cursos que tal vez te interesen para completar tu perfil profesional es el de peluquería canina y felina. ¡Podrías montar tu propio centro de atención integral para mascotas!

 

¡Conviértete en Auxiliar de Veterinaria con Nubika!

¡Sigue aprendiendo sobre la rabia en gatos! Apúntate al curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika y adquirirás todos los conocimientos necesarios sobre esta enfermedad de las mascotas.

Cubre nuestro formulario para que podamos informarte en profundidad acerca del curso que más se ajusta a tus objetivos profesionales. ¡Dale prioridad a tu vocación!

 

Nota: El artículo no es clínico y los contenidos pueden no corresponder con una situación de salud veterinaria específica al no ser redactados por especialistas. Recomendamos acudir al médico veterinario para el tratamiento o consejo de cualquier problema de salud de tu mascota.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información

Aceptar