Veterinaria animal: la pioderma en perros

pioderma

Cuando nuestras mascotas presentan cualquier alteración sospechosa, ya sea físicamente o de comportamiento, entramos en pánico, giramos sobre nosotros mismos, nos acurrucamos en un rincón pensando lo peor y vamos corriendo a hacer lo único que no se debe hacer: preguntarle a internet. ¡Pero si lo más fácil y lógico es consultar al equipo especialista veterinario! Para empezar, lo ideal es dejes que te informen sobre las mejores formas de prevenir los posibles problemas, y después, realizar las consultas y visitas necesarias.

Si te interesa formar parte de ese equipo especialista, lo ideal es que te prepares con un curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario que te ofrezca un programa formativo completo para poder saber lo necesario para ayudar a los animales y a sus hipocondríacos dueños.

Para que aprendas todo lo que necesitas saber sobre el cuidado de los animales, Nubika te ofrece un temario completo en donde se imparte, entre otras cuestiones, un tema sobre la pioderma canina. Pero hoy vamos a ver algunas pinceladas para familiarizarnos con ella. ¡Empezamos!

 

Enfermedades de la piel en perros: la pioderma

En el temario de nuestro curso de auxiliar de veterinaria incluimos un apartado sobre las enfermedades de la piel en perros:

  • Función y enfermedades más frecuentes de la piel
    • Pioderma
    • Enfermedades cutáneas parasitarias
      • Hipersensibilidad a la picadura de pulga
      • Sarna sarcóptica
      • Sarna demodécica
    • Dermatosis fúngicas
    • Dermatosis nutricionales
      • Deficiencias proteicas
      • Deficiencias en ácidos grasos esenciales
      • Desequilibrios vitamínicos
    • Dermatosis inmunológicas

El cuidado de la piel es imprescindible, el equipo veterinario tiene que conocer las principales patologías cutáneas para garantizar el bienestar de nuestras mascotas.

La primera de esas patologías de nuestro temario es la pioderma, una dermatosis bacteriana que afecta principalmente a los perros. Esta infección suele ser consecuencia de otra dolencia subyacente que se debe descubrir y tratar. Esa dolencia hace que la piel pierda su función barrera protectora contra patógenos externos o agresiones.

Las bacterias que suelen provocar la pioderma son los estafilococos. Algunas causas subyacentes que pueden propiciar su aparición son las alergias, parásitos como los ácaros, una disminución de las defensas, distrofia folicular, o patologías como la sarna o endocrinopatías.

Las infecciones bacterianas son la mayor causa de trastornos cutáneos en los perros. Por eso, es imprescindible que recibas formación completa sobre la pioderma si deseas trabajar como auxiliar técnico veterinario.

 

Pioderma: síntomas

Se desconoce el motivo real por el que los perros son más propensos que otras especies a la pioderma, pero algunas causas que se barajan son:

 

  • La delgadez del estrato córneo.
  • La ausencia de tapón folicular.
  • Las características de su flora bacteria.
  • Factores como sus hábitos de higiene y lamido.
  • Su facilidad para contraer otras enfermedades de la piel que hacen que las bacterias puedan fijarse.

 

Existen dos tipos de pioderma la superficial, que afecta a la epidermis o capa más superficial; y la profunda, que afecta a la dermis y puede llegar al tejido subcutáneo.

Los síntomas comunes a ambos tipos son el picor y la alopecia provocada por el rascado compulsivo del animal. Se pueden presentar también costras y mal olor en la piel.

Otros síntomas de la pioderma superficial pueden ser:

 

  • Lesiones papulares con eritema.
  • Lesiones pustulares que terminan en collaretes epidérmicos.
  • Escamas.
  • Aspecto apolillado en casos de foliculitis en razas de pelo corto.

 

Con respecto a la pioderma profunda, podemos apuntar estos síntomas:

 

  • Placas o nódulos.
  • Úlceras.
  • Trayectos fistulosos.
  • Alopecias extensas.

 

Si el animal se rasca mucho, se lame con mayor frecuencia de lo habitual o presenta rojeces entre los pliegues de la piel o heridas, es necesario consultar con el equipo veterinario.

 

Pioderma: diagnóstico y tratamiento

El veterinario establecerá el diagnóstico observando estos síntomas y realizando pruebas como una citología o una biopsia. Es imprescindible descubrir la causa subyacente para poder atacar la patología en su origen y no simplemente tratando los síntomas de manera aislada.

Por eso es necesario realizar una historia clínica lo más completa posible, así como un examen minucioso general y una exploración dermatológica con pruebas complementarias adecuadas, como la citología y la biopsia mencionadas, un cultivo o pruebas hematológicas, bioquímicas y endocrinas.

El tratamiento deberá ser una combinación entre un plan de acción para tratar la causa subyacente y un tratamiento específico de la propia pioderma. Para acabar con la pioderma se deberá realizar un tratamiento antibiótico combinado con uno tópico.

El médico veterinario se encargará de establecer la medicación y el proceso a seguir para eliminar la infección bacteriana y la causa que la ha provocado.

 

Cómo prevenir la pioderma canina

Prevenir siempre es mejor que curar, así que lo ideal será mantener a los dueños de los perros informados de las posibilidades a este respecto. Algunos consejos para intentar evitar la pioderma son:

  • Baños frecuentes, pero no excesivos para no perder la afectar a la función barrera protectora de la piel
  • Desparasitación regular según indicaciones del veterinario
  • Visitas cada seis o doce meses al veterinario para comprobar que no existen indicios de problemas de salud
  • Hábitos saludables como mantener una alimentación sana, ejercicio diario, descanso adecuado, evitar alérgenos manteniendo limpio el hábitat del perro etc.
  • Uso de productos higiénicos apropiados, deberemos escoger champús y otros productos de cuidado de la piel del animal adaptados a sus necesidades, que eviten la proliferación fúngica y bacteriana, pero sin que sea demasiado agresivo

Si atendemos a estas recomendaciones podremos disminuir el riesgo de padecer pioderma.

 

Estar informados y atentos ayuda al bienestar general del animal, siempre y cuando no entremos en pánico y sepamos reaccionar de manera sensata, sin rodar por los suelos como si el fin del mundo estuviese cerca ni buscando en internet apocalipsis improbables.

Cuando los dueños de un perro se enfrentan al pioderma canino, necesitan el apoyo de un equipo veterinario preparado. Por eso, si te formas con el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika ayudarás tanto a los perros como a sus dueños. Sabrás lo necesario sobre el pioderma y otros trastornos cutáneos. ¡No lo pienses más! Nubika es la mejor opción de futuro para ti. ¡Apúntate!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información

Aceptar