Logo Nubika

¿Cómo adiestrar a un periquito para que vuele por casa?: todos los pasos

9 marzo 2022
adiestrar periquito

¿Alguna vez te has planteado que puedes tener una relación más cercana y en confianza con tus mascotas gracias a un buen método de adiestramiento? Hoy veremos cómo hacerlo con uno de los animales más populares de los hogares españoles y de todo el mundo: el periquito.

Si te atrae el cuidado de animales, con un buen método de aprendizaje, podrías ser capaz de estudiar la conducta, la anatomía y los cuidados que precisan estas pequeñas aves y cualquier otro animal doméstico. Pasemos pues a ver las claves de cómo adiestrar a un periquito para que puedas incluso llegar a soltarlo por casa, algo muy beneficioso para ellos. ¡Presta atención y toma nota!

 

Lo primero que tienes que tener en cuenta para saber cómo adiestrar a un periquito

Los periquitos son, ante todo, animales muy sociables y sumamente inteligentes (al igual que los loros), por lo que son capaces de identificar a personas e incluso llegar a aprender trucos sencillos.

A la hora de saber cómo adiestrar a un periquito lo primero que tienes que tener claro es que vas a tener que ser paciente y saber desde un principio que al animal le va a llevar un tiempo fiarse completamente de nosotros y adquirir determinadas conductas. El periquito va a aprender a su ritmo, no cuando tú quieras o te apetezca. Tienes que adaptarte a sus tiempos.

1. La edad es importante para entender cómo adiestrar a un periquito

Al igual que los humanos, cuando un periquito alcanza la edad adulta le resulta mucho más difícil cambiar conductas o adquirir nuevas. Si tiene 4 o 5 años es muy complicado que se quede con lo que le enseñamos. No es imposible, pero es muy complicado.

Lo ideal es que intentes el adiestramiento desde bebé o con una edad de 3 a 6 meses. A esas edades tienen aún muy afinada su capacidad de aprendizaje.

2. Localización de la jaula

Otro tema importante es la jaula, dónde situarla y en qué condiciones tenerla. Para que vaya acostumbrándose de a poquito a nuestra presencia (y a la de nuestros convivientes) es importante que la sitúes en un lugar de tránsito por el que pasemos varias veces a lo largo del día.

Eso sí, evita rincones ruidosos, como cerca de la ventana (si da a la calle) o junto al televisor o equipo musical. Los periquitos son extremadamente sensibles al ruido y un exceso del mismo les provocará mucho estrés y malestar.

3. Consigue que coma de tu mano

Si lo acabas de llevar a casa, tienes que dejar las conocidas como semanas de aclimatación para que se acostumbre a su nuevo hogar y al espacio de la jaula. Paso seguido podemos ir pasando ratos cerca de la jaula, en una hamaca leyendo un libro o lo que se te ocurra, para que se acostumbre a tu presencia y empiece a entender que no eres un peligro.

Durante estas semanas, por supuesto, no debes meter la mano dentro de la jaula ni darle toquecitos para que “haga algo” y, hasta te recomendamos que en este punto ni siquiera le hables. Si lo haces, que sea con un tono suave, tranquilo y en un volumen muy bajito, pues de lo contrario podrían cogerte miedo.

4. Empieza a introducir la mano en la jaula

A partir del mes o mes y medio ya puedes ir probando a meter la mano en la jaula, poco a poco. Primero medio dedito, ves cómo reacciona, y si no se asusta vas poco a poco dejándole ver más dedos. Es importante que estemos tranquilos sin que la mano nos tiemble y evitando estar tensos, pues los animales detectan al instante nuestro nerviosismo y, de ser así, no se creará ese espacio de seguridad y confianza que estamos buscando.

Si no reacciona bien, retírala y lo vuelves a intentar otro día. Para tener todos los detalles sobre cómo adiestrar a un periquito, no olvides que tienes que ser tú el que se adapte a sus tiempos. Lo importante es que no metas la mano entera la primera vez porque darás pasos atrás en el proceso de que se acostumbre a ti.

Es importante que cuando metas la mano en la jaula estés tranquilo y evitar cualquier movimiento brusco o temblor. ¡Es básico que el periquito confíe en ti!

Cuando lo hagas, ve siempre con comida en la mano para hacer la función de golosina o premio. Puedes usar una hojita de lechuga o un trocito de cualquier vegetal (zanahoria, calabacín, pimiento, pepino…). Tu objetivo es conseguir que coma de tu mano. Y, como siempre, tomará tiempo y no lo conseguirás ni a la primera ni a la tercera, pero puede que la cuarta o quinta consigas progresos. De esta manera veremos que, con el paso del tiempo, se irá posando en tu mano incluso sin llevar comida. ¡Será cuando el periquito ya esté cómo con nosotros!

5. Cómo adiestrar a un periquito: la primera vez que lo sueltes por casa

Ya en este punto, ha llegado el momento de soltar a tu periquito por primera vez. Es importante que lo dejes volar por donde quiera y a su bola, sin prestarle atención ni ir detrás de él. Puedes sentarte a esperar a que se canse y se pose en algún sitio y luego acercarte lentamente y con calma a él.

Debes seguir con la misma estrategia de hacer movimientos suaves e interactuar con él tranquilamente. Para el pájaro no será lo mismo ver tu mano dentro de la jaula que a ti, de cuerpo entero, fuera de ella.

Has de tener paciencia hasta que el pájaro vaya junto a ti por propia voluntad. ¡Nunca intentes perseguirlo o atraparlo!

Si quieres que se llegue a posar en tu mano, una vez esté acostumbrado al cuarto que le reserves para que vuele en libertad, tienes que volver a recurrir a la comida como premio. Con un trocito de alguna verdura irá, cuando se sienta preparando, posándose en tu mano. Con el tiempo verás cómo lo hace sin necesidad de recompensa y puede que hasta se te pose en tu hombro o en la cabeza.

6. Volver a meterlo en la jaula

Para introducir a tu periquito de nuevo en la jaula no intentes atraparlo a traición porque te volverá a coger miedo. Simplemente sostén un trozo de la comida que más le guste y cuando se pose en la mano introdúcelo suavemente dentro del habitáculo.

 

¡Aprende cómo adiestrar a periquitos y otras mascotas y haz de tu pasión una gratificante profesión!

Al igual que es muy bueno dejar volar por casa a los periquitos durante un par de horas al día, el resto de mascotas también necesitan sus espacios de libertad, sus rutinas y que les enseñen a comportarse de forma sana contigo, con el resto de humanos y también con otros animales.

Si crees que esta puede ser tu vocación, anímate y apúntate al curso de Nubika para aprender cómo ser adiestrador. Un equipo con los mejores profesores te formará en toda clase de técnicas para que puedas ser adiestrador profesional de mascotas. ¿A qué esperas para cumplir tu sueño?

Recibe información gratis y sin compromiso
Ornitología: Especialista en Aves Exóticas
Ornitología
Otros artículos que te pueden interesar:
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
24 junio 2022
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
seguir leyendo
como-banar-gato-no-se-deja
23 junio 2022
¿Cómo bañar a un gato que no se deja? Tips para no morir en el intento
seguir leyendo
Estudiar fisioperapia animal: todo lo que debes saber
22 junio 2022
Estudiar fisioperapia animal: todo lo que debes saber
seguir leyendo
funciones-peluquero-canino
21 junio 2022
Funciones de un peluquero canino: sus tareas
seguir leyendo
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
24 junio 2022
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
seguir leyendo
como-banar-gato-no-se-deja
23 junio 2022
¿Cómo bañar a un gato que no se deja? Tips para no morir en el intento
seguir leyendo
Estudiar fisioperapia animal: todo lo que debes saber
22 junio 2022
Estudiar fisioperapia animal: todo lo que debes saber
seguir leyendo
funciones-peluquero-canino
21 junio 2022
Funciones de un peluquero canino: sus tareas
seguir leyendo

Newsletter

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín