Boris Levinson y la Terapia Asistida con Animales

Boris Levinson y la Terapia Asistida con Animales historia

En este artículo repasamos la historia del psiquiatra Boris Levinson y la terapia asistida con animales, un tema muy interesante que nos habla de los inicios de esta disciplina.

Quédate para descubrir cómo este profesional se dio cuenta de la importancia de la compañía de las mascotas y de su valor terapéutico. ¡Empezamos!

«El ser humano debe permanecer en contacto con la naturaleza a lo largo de toda su vida para poder mantener una buena salud mental», Boris Levinson.

La historia de las Intervenciones Asistidas con Animales

La historia de la terapia asistida con animales empieza en la antigua Grecia, aproximadamente por el año 1.200 antes de nuestra era. Por aquel entonces, los griegos tenían perros como coterapeutas en sus templos de sanación.

El siguiente dato histórico que tenemos con respecto a este asunto ya es del año 23 después de Cristo, cuando Plinio el Viejo alabó los beneficios para la salud de la compañía de los perros.

En el siglo IX, en Bélgica, se empieza a aplicar la llamada “Therapia Naturelle”, que consistía en que los pacientes aprendían a cuidar de los animales de compañía.

Tras estos primeros pasos, entre los siglos XVI y XIX diferentes instituciones y profesionales de la salud desarrollaron proyectos de diverso tipo. Ya en el siglo XX, la Terapia Asistida con Animales empezó a convertirse muy poco a poco en una disciplina propia. En 1953, un psiquiatra llamado Boris Levinson acuñó la expresión “Pet-Therapy”.

Veamos cómo este pionero llegó a la conclusión de que la compañía de las mascotas podía mejorar el estado de salud de las personas.

 

¿Quién es Boris Levinson?

Boris M. Levinson (1907 – 1984) fue un reconocido psiquiatra que centró gran parte de su trabajo clínico y de sus publicaciones en el ámbito de la Psicoterapia Asistida con Animales. Hoy en día es considerado por muchos especialistas como el fundador de la terapia con mascotas.

Levinson nación en Kalvarijah, en Lituania. En 1937 se licenció en ciencias y en 1938 realizó un Máster en Ciencias de Educación Especial en la City University of New York. En 1947 se doctoró en Psicología Clínica en la New York University.

Posteriormente, fue director de Estudios Psicológicos en la Escuela Ferkauf de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Yeshiva de Nueva York. También perteneció a la Junta Examinadora Estadounidense de Psicología Profesional.

Este doctor fue un reconocido psicólogo infantil con formación psicoanalítica. Trabajó en el Centro neuropsiquiátrico del condado de Queens, en Nueva York, y en el Centro de tratamiento Blueberry para niños con trastornos graves, en Brooklyn.

Muchos especialistas de la salud mental siguieron posteriormente su trabajo y se dedicaron a investigar los beneficios de la Terapia con Animales.

 

Boris Levinson y la Terapia Asistida con Animales: la anécdota de su perro Jingles

El doctor Boris Levinson incluyó a los animales de compañía en la práctica de la psicología clínica en el año 1953. Este hecho supuso un gran avance para la Terapia Asistida con Animales. Su introducción en este ámbito se produjo de manera casual, cuando su perro Jingles conoció a uno de sus pacientes.

“Los perros facilitan la comunicación, la conexión con el entorno y el desarrollo saludable de la persona.”, Boris Levinson.

Una mañana, Levinson se encontraba en su despacho y, como no esperaba visitas hasta más tarde, dejó que Jingles le acompañase mientras escribía. El animal estaba acostado a sus pies. Por lo general, el perro tenía prohibida la entrada a la consulta si había pacientes.

Sin embargo, ese día aparecieron de manera inesperada una mujer y su hijo, paciente del doctor. No tenían cita hasta horas más tarde, pero ambos estaban alterados y Levinson les atendió. El niño mostraba signos de retraimiento y ya se había sometido a un largo proceso de terapia sin obtener resultados.

Mientras el doctor saludaba a la madre, el perro corrió hacia el niño y empezó a darle lametazos. Contra todo pronóstico, el muchacho no se asustó y comenzó a abrazar y a acariciar al animal. La madre pretendía separarlos, pero Levinson le hizo señas para que los dejase. Al final, el niño dijo que quería jugar con el perro.

Durante varias sesiones posteriores, Jingles jugó con este niño y Levinson pudo observar los efectos positivos del vínculo que se creó entre ambos. Con el tiempo, y gracias a la vía de comunicación que el animal pudo abrir, el doctor consiguió ayudar al muchacho.

 

Psicoterapia infantil asistida por animales

Boris Levinson comprobó que la presencia de su perro en las sesiones de terapia ayudaba a un niño con serios problemas de retraimiento a tranquilizarse y a expresar sus emociones.

A partir de esta preciosa anécdota, el doctor inició una amplia investigación con la que pudo sentar las bases de lo que conocemos como Terapia Asistida con Animales.

En 1969, Levinson publicó su experiencia profesional con el perro Jingles en un libro titulado Psicoterapia infantil asistida por animales. Sin duda alguna, esta publicación es hoy en día una obra de referencia para las personas que se dedican a la Terapia con Animales.

“Cuanto más podamos observar al paciente en interacción con un animal de compañía, más profundas serán las conclusiones que saquemos.”, Boris Levinson.

En este libro, el autor afirma que la presencia del perro en las sesiones favorecía la comunicación con los niños, sobre todo con los que tenían problemas de inhibición verbal o mutismo, dificultades de comportamiento, problemas emocionales, tendencias obsesivas compulsivas o autismo.

Tras la publicación de este libro, los estudios sobre los beneficios asociados a la Terapia Asistida con Animales fueron cobrando importancia y diferentes profesionales iniciaron sus propias investigaciones.

Hoy en día, sabemos que este tipo de actividades ayudan a reducir la presión arterial, equilibran la frecuencia cardíaca, y disminuyen los niveles de estrés y de ansiedad.

Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer en este ámbito. Si tú también quieres ayudar a las personas a mejorar su salud y su bienestar con la colaboración de animales de terapia, no lo dudes más y empieza tu formación especializada.

 

Curso Terapia Asistida con Animales: ¡prepárate con Nubika!

Con el curso de Terapia Asistida con Animales de Nubika podrás dedicarte a este ámbito tan apasionante. La formación es online a distancia, por lo tanto, no tendrás que desplazarte cada día hasta un centro de estudios para asistir a clases presenciales obligatorias.

Los objetivos de este curso especializado son los siguientes:

  • Que te familiarices con las diferentes clases de intervención y de entrenamientos.
  • Que sepas llevar a cabo intervenciones asistidas con animales aplicadas al ocio, a la terapia y a la educación.
  • Que aprendas las diferencias y las características particulares de la terapia asistida con perros y con caballos.
  • Que conozcas las bases legales y éticas de esta profesión.

Cuando completes con éxito todas las fases de este curso, recibirás una titulación acreditativa propia de Nubika.

 

¡Empieza tu formación en Terapia con Animales!

¿Te ha gustado la historia de Boris Levinson y la Terapia Asistida con Animales? Sin duda alguna, esta anécdota es muy inspiradora.

Si te quieres dedicar a esta especialidad, rellena el formulario y recibirás más información sobre el Curso de Terapia Asistida con Animales de Nubika. ¡Esta profesión te va a encantar!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Terapia Asistida con Animales

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información

Aceptar