La perra Laika: astronauta canina

La perra Laika − Terapia Asistida con Animales

Ya hemos hablado en este blog sobre el perro Stubby, una mascota valiente que ayudó al ejército estadounidense durante la guerra. Ahora, vamos a ver cómo es la historia de la perra Laika. ¡Fue la primera protagonista de la carrera espacial!

 

“La perra Laika era mestiza y tenía un carácter tranquilo y amistoso.”

 

¿Tu sueño es trabajar con perros tan extraordinarios como Stubby o Laika y ayudar a las personas? Entonces el curso de Terapia Asistida con Animales de Nubika es perfecto para ti. ¡Esta especialidad te va a encantar!

 

La perra Laika: ¿cómo era?

El ruso Yuri Gagarin fue la primera persona en viajar al espacio exterior. Sin embargo, antes que él hubo otro ser vivo que fue enviado al mismo destino: la perra Laika.

Laika era una perrita callejera mestiza que deambulaba por las calles de Moscú a principios de la década de los cincuenta del pasado siglo. En aquella época, la Unión Soviética y Estados Unidos estaban inmersos en plena carrera por conquistar el espacio.

 

“Este animalillo era dócil y de pequeño tamaño. Su nombre significa en ruso ‘ladradora.”

 

Debido a sus características concretas, fue recogida de las calles junto a otras dos perritas, Albina y Mukha, para someterla a un entrenamiento específico y comprobar si podía ser enviada al espacio para realizar pruebas de supervivencia con ella.

Como ya te imaginarás, aunque Laika fue una perrita muy cariñosa y predispuesta a hacer todo lo que le pedían, su historia no representa la valentía y la inteligencia de su especie, sino la crueldad con la que el ser humano puede llegar a tratar a los animales.

 

Historia de Laika: la perrita astronauta

De entre las tres perras callejeras recogidas para el programa soviético, Laika fue la elegida para viajar al espacio debido a que su temperamento era mucho más tranquilo y equilibrado.

Antes de enviar a seres humanos al espacio, Rusia y Estados Unidos tenían que conocer las posibles consecuencias de tal viaje. Por eso, empezaron utilizando a animales y monitorizando sus constantes vitales.

 

“Laika fue el primer ser vivo enviado al espacio. El objetivo era ver cómo reaccionaba su cuerpo a las condiciones del viaje.”

 

El entrenamiento de los perros astronautas

En teoría, los expertos del programa espacial soviético elegían a perros callejeros porque consideraban que estos estaban más preparados para soportar las condiciones climáticas extremas y el hambre debido a su condición.

Algunos de esos animales fueron sometidos a entrenamientos duros y bastante crueles. Estos entrenamientos podían consistir en ejercicios como los siguientes:

  • Soportar la acción de máquinas centrifugadoras que simulaban la aceleración de los cohetes.
  • Permanecer dentro de máquinas que imitaban el terrible ruido del cohete.
  • Estar encerrados en jaulas cada vez más pequeñas para acostumbrarse al tamaño de la cápsula espacial.

Como cabía esperar, los perros sufrían drásticos aumentos de la presión arterial y diversos efectos derivados del estrés extremo (se orinaban encima, por ejemplo).

 

Los últimos días de Laika en la tierra

Laika fue enviada finalmente al espacio en el Sputnik 2 el día 3 de noviembre del año 1957.

En su época se dijo que el animal estaba totalmente seguro en su cápsula y que disponía de agua y de alimentos para que pudiera sobrevivir al viaje. Sin embargo, en realidad fue enviada deliberadamente hacia la muerte, ya que la tecnología de la época no permitía todavía un regreso seguro.

Sabiendo esto, Vladimir Yazdovsky, el responsable del programa de entrenamiento de los perros, decidió llevar a Laika a su propia casa unos días antes del despegue del Sputnik 2. Allí, la perrita pudo divertirse con los niños y disfrutar tranquila en un hogar de verdad.

 

¿Cómo murió Laika?

Durante mucho tiempo se aseguró que Laika había muerto sin dolor tras agotarse el oxígeno de la cápsula. También se emitieron otras informaciones contradictorias, como que había sido sacrificada o que su muerte se había debido al fallo de las baterías.

En el año 1999, algunas fuentes afirmaron que la perra había muerto unos cuatro días después del despegue.

Ya en el año 2002, el científico Dimitri Malashenkov, que había participado en el proyecto, dijo que Laika había muerto unas cinco o seis horas después de despegar por culpa del estrés y del sobrecalentamiento de la cápsula.

El Sputnik orbitó por el espacio con Laika durante unos 5 meses. Después, regresó a la tierra en abril del año 1958 y ardió al entrar en contacto con la atmósfera.

 

El legado de la perra Laika

Tras la muerte de Laika, varios científicos aplaudieron el logro ruso y se mostraron conformes con los resultados del experimento. Sin embargo, este hecho también provocó numerosas críticas. Fueron bastantes las personas que consideraron que se había tratado de manera cruel e injusta a la pobre perrita.

 

“El hecho de no conseguir que Laika volviera con vida a la tierra fue para muchos un tristísimo fracaso.”

 

Después de este lanzamiento, se enviaron a otros animales al espacio con naves mejor preparadas para regresar en perfectas condiciones. Algunos de esos animales pudieron volver a la tierra con vida. En los diez años siguientes al lanzamiento del Sputnik 2, se mandaron a otros ocho perros al espacio de los cuales murieron dos.

Ugolyok y Veterok fueron los últimos perros astronautas del proyecto soviético. Realizaron un viaje espacial de 21 días en el año 1966.

 

Terapias Asistidas con Animales y los perros que ayudan a las personas

Aunque, como demuestra la historia de Laika, los perros no siempre han sido tratados por los humanos como se merecían, estos fantásticos animales son capaces de hacer todo lo posible por ayudarnos.

Por ejemplo, los perros de terapia pueden mejorar notablemente el bienestar y la salud de las personas con problemas físicos, psicológicos, emocionales o sociales.

No obstante, hay que recordar que este tipo de intervenciones y cualquier actividad que implique la labor de los perros debe partir siempre del respeto hacia los animales.

Es imprescindible que los perros estén cómodos con sus tareas y que las vean siempre como un juego. Por otro lado, su entrenamiento debe ser en positivo, es decir, tiene que basarse en la recompensa y no en el castigo.

 

Curso Terapia Asistida con Animales: ¡tu formación ideal!

¿Te interesa el curso de Terapia Asistida con Animales de Nubika? Entonces rellena el formulario para informarte sobre todos sus detalles.

Esta formación tiene como objetivo principal preparar al alumnado para que sea capaz de entrar a trabajar de manera inmediata en este ámbito con tantas posibilidades.

¿Te ha conmovido la historia de la perra Laika? Apúntate a este curso de especialización y podrás trabajar entre animales cada día. ¡Y ayudarías a las personas que más lo necesitan!

Recibe más información sobre el curso de Terapia Asistida con Animales
Terapia Asistida con Animales
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
imagen Subtract
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe información gratis y sin compromiso
Terapia Asistida con Animales
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Cubre el formulario y descarga gratis el temario

Terapia Asistida con Animales
Terapia Asistida con Animales
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.