Terapia asistida: metodología en TEIAC

teiac terapia asistida

Los animales pueden ser espontáneos y nos encantan sus diabluras. Si estás al lado de un gato, no pierdas de vista el bolígrafo o te lo recolocará… en el suelo. Si quien te acompaña es un perro, procura no descalzarte o en vez de chanclas tendrás confeti.

Los caballos también saben vacilar si quieren, pero cuando son ellos los que están trabajando, pueden ser los animales más disciplinados de la granja.

“Para el éxito de cualquier intervención terapéutica o educativa es necesario planificar al detalle.”

En la terapia asistida con animales, aunque dejarse encandilar por alguna travesura de las mascotas sea curativo, lo ideal es reducir lo impredecible al mínimo.

Por eso, sujeta bien las riendas porque vamos a darnos un paseo por los fundamentos de la metodología en TEIAC.

 

Curso de Terapia Asistida con Animales: terapia ecuestre

La formación requerida para ser especialista en terapia ecuestre debe incluir un tema amplio sobre metodología en TEIAC. Para garantizar la mejora de las personas a las que va dirigida la terapia asistida con animales se deben dejar todas las partes del proceso y de las sesiones atadas. Así, reduciremos la posibilidad de cometer errores innecesarios.

Cuando hablamos de los beneficios de la equinoterapia y la bondad del caballo especificamos cuáles eran las diferentes actividades que se podían realizar en las intervenciones asistidas con caballos:

  • Actividades terapéuticas:
    • Hipoterapia
    • Psicoterapia asistida con caballo
    • Terapia Social
    • Volteo terapéutico
  • Actividades educativas:
    • Equitación pedagógica
  • Actividades de ocio:
    • Equitación adaptada
    • Deportes ecuestres
    • Actividades en campamentos, retiros etc.

Estas actividades deben ser diseñadas a conciencia, estableciendo un plan estratégico que contemple todos los puntos necesarios y determinando qué se hará, para qué se hará y de qué manera se va a llevar a cabo. También hay que analizar y evaluar todos los pasos del proceso para poder mejorar de cara a futuras sesiones.

En el curso de Terapia Asistida con Animales de Nubika hemos preparado una parte de nuestro temario específicamente para que aprendas a desarrollar la metodología en TEIAC apropiada:

  • Módulo 2: Equinoterapia
      • METODOLOGÍA EN TEIAC
        • Paradigma
        • Proceso en terapia
          • Evaluación
          • Plan de intervención
          • Intervención
          • Resultados
          • Informes

    Para poder diseñar y desarrollar estas intervenciones de la manera más profesional posible, hay que abordar el proyecto terapéutico desde todos estos puntos.

    La terapia ecuestre y las intervenciones asistidas con caballos, TEIAC, son parte de procesos de rehabilitación y/o de proyectos educativos. La salud y la educación son cuestiones de gran importancia en la vida y el desarrollo de las personas y del conjunto de la sociedad.

    Es por esto que llevar a cabo intervenciones que actúen sobre estos aspectos de la vida de las personas conlleva una responsabilidad importante. Para garantizar la seguridad de las actividades (tanto de las personas como del animal) y el éxito de la intervención, una metodología en TEIAC bien cerrada es imprescindible.

     

    Metodología en TEIAC

    El paradigma de las Terapias Ecuestres e Intervenciones Asistidas con Caballos se basa en la relación afectiva y de confianza que se establece entre las personas, el caballo e incluso el medio natural.

    Consisten en experiencias multisensoriales que contribuyen a fortalecer las capacidades y los recursos físicos y/o psicológicas de las personas. Ayudan a traspasar las barreras emocionales y a potenciar la rehabilitación física.

    Los caballos son facilitadores, canalizan nuestros estados de ánimo y procuran revertir los sentimientos negativos. Además, el calor corporal que emana el caballo y las vibraciones durante el trote conllevan beneficios físicos para el organismo.

    El proceso de terapia con caballos comienza por una evaluación previa. Conocer la situación y las personas para las que vamos a diseñar las actividades supone una información básica para el proceso. Cuanto más afinemos este análisis previo, mejores resultados podremos alcanzar. Para ello, procuraremos realizar una recogida exhaustiva de información.

    Con esta información podremos establecer el perfil del usuario de las actividades y adaptarlas lo más posible. Estos datos también nos permitirán escoger el animal con las características más apropiadas para la situación concreta.

    Partiendo de esta recogida de datos y estos análisis preliminares podremos empezar a establecer el plan de intervención apropiado. Para ello es recomendable seguir un sistema para no olvidarnos de ningún aspecto importante. Todos los puntos del plan están conectados entre sí, debe, por tanto, existir una coherencia en el diseño del proyecto.

    Este proyecto deberá primero establecer unos objetivos concretos y medibles. Hay que saber a dónde queremos llegar para poder dar nuestros pasos en la dirección correcta. Estos objetivos, además, tiene que ser realistas y alcanzables en el tiempo disponible.

    Una vez sepamos lo que queremos conseguir, toca saber cómo lo vamos a conseguir. Tenemos que decidir cuáles van a ser las actividades que vamos a llevar a cabo en las sesiones de las que disponemos. Las actividades tienen que ser acordes con el perfil del usuario que delimitamos en el análisis previo y también respetar al animal que nos va a ayudar y sus capacidades.

    Nuestro plan tiene que identificar claramente cuál es la metodología que vamos a seguir y de qué recursos disponemos para realizar las actividades. Además, delimitar la temporalización de la manera más detallada posible contribuirá a no llevarse sorpresas de última hora y a asegurarse de que la intervención se completa con éxito.

    Tras el desarrollo de las intervenciones se debe, también, proceder a un análisis de todo el proceso para establecer sugerencias de mejora para futuras actividades.

     

    Dedicarse a ayudar a las personas con la intervención de los caballos es una actividad satisfactoria a muchos niveles. Profundiza sobre la metodología en TEIAC con el curso de Terapia Asistida con Animales de Nubika y conviértete en un buen profesional de la terapia ecuestre. ¡Tu futuro laboral puede estar entre los animales que más te gustan!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Terapia Asistida con Animales
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;