¿Beben los peces en el río? Te sorprenderá la respuesta

beben los peces en el río

«Pero mira cómo beben los peces en el río, pero mira cómo beben…» ¡Seguro que esta estrofa te resulta muy familiar! Forma parte de uno de los villancicos españoles más populares de todos los tiempos. Generación tras generación, se canta en las casas y nos atruena a través de los altavoces de las calles y centros comerciales. Pero tal vez te hayas parado alguna vez a preguntarte si es cierto que los peces beben. Yo sí lo he hecho, y lo que he descubierto en mis búsquedas no tiene desperdicio. A continuación, ¡misterio resuelto!

Antes de descubrir si beben los peces en el río o no, puede que te interese conocer el origen del villancico. Estas canciones, como muchas otras tonadas populares, no se suelen caracterizar por ajustarse a la realidad. Normalmente, basta con que las frases rimen y tengan musicalidad.

Pero también tiene bastante que ver el hecho de que, mientras nadan los peces de agua dulce abren y cierran la boca constantemente.

¡Seguro que te has fijado alguna vez, contemplando un acuario o pecera! En realidad, los peces no están bebiendo sino respirando. Al abrir la boca ingieren agua, que pasa a los arcos branquiales (donde el corriente sanguíneo coge el oxígeno) y luego se expulsa a través de las branquias.

 

Entonces, ¿beben los peces en el río?

La respuesta, sin duda, es: no. Los peces en el río no beben, sino que respiran. En realidad, estos peces no deben dejar que entre el agua en sus organismos. ¿Por qué? La respuesta está en un fenómeno que se llama ósmosis, que hace que el agua menos salina fluya hacia la más salina. En su organismo, los peces de agua dulce tienen líquidos con mayor concentración de sal que la del agua en la que viven. Al tener menos sal, el agua del río tiende a penetrar en sus cuerpos, lo que ocasionaría su  muerte por exceso de fluidos.

Para evitarlo, los peces de agua dulce tienen una superficie exterior casi totalmente impermeable. Así evitan que el agua penetre en su interior y les cause problemas. Pero no pueden evitar que cierta cantidad de líquido entre cuando realizan distintas funciones, como alimentarse o respirar. En estos casos, los peces eliminan el exceso a través de la orina, que es siempre abundante y muy poco concentrada.

 

En cuanto a los peces en el mar…

Esto es ya otro cantar. A la pregunta de si beben los peces en el río, la respuesta ya la conocemos: no lo hacen.

Pero lo más curioso es que los peces en el mar sí beben. Y lo hacen constantemente y en abundancia.

Es una pena que el autor del villancico no encontrara una rima con «mar», porque habría clavado la letra: estos peces beben y beben, y vuelven a beber.

De nuevo, la razón para este comportamiento se encuentra en la ósmosis. Como comentaba más arriba, este fenómeno transfiere el agua con menor cantidad de sal hacia la que tiene mayor cantidad. Los peces marinos viven en un medio acuático con una elevada salinidad, mientras que el agua que forma parte de sus organismos tiene muchas menos sales. La ósmosis, en este caso, pone a estos animales en peligro de deshidratación: pierden líquidos de forma constante, que pasan al medio marino.

Para contrarrestar esta pérdida, los peces deben estar ingiriendo agua constantemente. El agua, lógicamente, tiene una elevada concentración de sales; los animales no necesitan estas sustancias y las expulsan a través de las branquias y la orina. A diferencia de la de los peces fluviales, en este caso esta es muy concentrada. De esta manera evitan la temida deshidratación, que de ser permanente les acarrearía graves consecuencias.

 

Un mundo lleno de secretos y sorpresas

Los peces son unos animales de los que todavía desconocemos muchísimas cosas. De vez en cuando nos llegan noticias de especies abisales (que viven en profundidades marinas extremas) nunca vistas antes; la fauna marina es realmente fascinante. Y no solo los peces, sino también los mamíferos. ¿Quién no ha sentido alguna vez atracción por las majestuosas y enormes ballenas? ¿Quién no ha deseado nadar alguna vez con los adorables delfines, o jugar con las divertidas focas?

Sin ir más lejos, estos animales tienen características muy curiosas y desconocidas. Por ejemplo, está el tema de la respiración. ¿Te has preguntado alguna vez cómo puede un león marino aguantar sin respirar bajo el agua durante 40 minutos? O si te gusta bucear y has oído hablar de la enfermedad descompresiva (una patología que se desencadena cuando los pulmones se encuentran a grandes profundidades, bajo una elevada presión), seguro que te intriga cómo pueden sortearla. Si es así, te invito a leer este post donde te explicamos cómo respiran los mamíferos marinos. Los últimos descubrimientos científicos desvelan datos súper interesantes…

 

Trabaja con peces y animales exóticos: ¿quieres ser profesional?

Si has continuado leyendo hasta este punto, está claro que sientes un gran interés por el mundo de los seres acuáticos . Tal vez te hayas planteado alguna vez trabajar en ámbitos relacionados con ellos: acuarios, centros de conservación y reproducción, parques acuáticos, zoológicos… Si es así, anímate a realizar un curso de especialista en mamíferos marinos. Estos maravillosos animales necesitan profesionales que conozcan perfectamente su idiosincrasia, sus costumbres, sus características, su psicología y sus cuidados. Y si quieres, tú puedes ser uno de ellos.

Te invito a rellenar el formulario que encontrarás en esta página web. No te preocupes: no supone ningún compromiso por tu parte, y si la información que recibirás no te termina de convencer, no tendrás que continuar en el proceso. Pero si le das una oportunidad, descubrirás un curso completísimo y a distancia que podrás seguir en modalidad online. Con clases telepresenciales (como si estuvieras en el aula, pero en tu casa), formación integral, titulación propia y, atención, hasta 300 horas de prácticas en empresas.

 

¡Fórmate con Nubika!

Durante el curso, recibirás formación por parte de profesionales con experiencia en centros acuáticos, pero también como docentes. Son profesores totalmente concienciados con la necesidad de cuidar y proteger a estos animales, en lugar de recurrir a ellos solo para divertir al público (como sucedía no hace mucho tiempo). En la actualidad, gran parte de los zoológicos y parques acuáticos cumplen funciones esenciales para la protección de especies amenazadas, y de recuperación de ejemplares heridos.

Ahora, ya sabes la respuesta a la cuestión de si beben los peces en el río o no. Pero probablemente, también sabrás algo más sobre ti; y puede que sea que quieres trabajar en este sector, y disfrutar de un día a día apasionante junto con los seres más increíbles. ¡Anímate a probarlo!

Recibe más información sobre el curso de Técnico de Animales Exóticos
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Técnico de Animales Exóticos
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

¡Amigo de
los animales!

Rellena el formulario y descarga el temario de curso de Técnico de Animales Exóticos
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.