Las mascotas exóticas: el hurón doméstico

hurón doméstico

¿Sabías que a los hurones les gusta coger “prestado” todo lo que se les pone por delante y esconderlo? Estos animales son tan curiosos como desconocidos. Sin embargo, son muchas las familias que se animan a adoptar uno de ellos.

El hurón doméstico necesita ciertos cuidados especiales, y para ello es esencial contar con el apoyo de un especialista en el conocimiento de especies exóticas. ¡Tú podrías ser Técnico de Animales Exóticos!

Si el latrocinio de estos bichillos te resulta entrañable y quieres conocer más sobre ellos, te contamos más aquí. ¡Sigue leyendo!

 

El hurón como mascota

Pariente del visón o de la nutria, se cree que este mustélido ya fue domesticado hace aproximadamente unos dos mil quinientos años con el fin de colaborar en la caza de los conejos. ¡Hoy en día su cometido es dejarse achuchar y ser mimado!

Un hurón mide aproximadamente unos cincuenta centímetros, pesa entre setecientos gramos y dos kilos, y no puede evitar tener carita de peluche. Sus patitas son cortas, al igual que sus orejas, y sus ojos negros y pequeños. La columna de estos animales es extremadamente flexible, pueden colarse por cualquier hueco y explorar.

Su pelaje es especial, tiene dos capas de pelo muy suave y pueden ser de diferentes colores: negro, beige, marrón, blanco, plata, tricolor o incluso albino. Alargados y estilizados, tan elegantes que podemos encontrarlos retratados en obras de arte clásicas.

Son animales sociables e inteligentes. Enérgicos, juguetones, y con mucha curiosidad. Pueden llegar a aprender su nombre y toleran ir con correa, lo que facilita poder sacarlos al aire libre de manera segura para liberar toda esa energía.

El hurón doméstico suele ser amigable con las personas y otros animales, aunque son bastante obstinados y procurarán conseguir aquello que se propongan.

Son carnívoros y de hábitos nocturnos. Pueden llegar a dormir hasta 16 horas y su esperanza de vida media es de ocho a diez años.

Estas mascotas exóticas son, desde luego, fascinantes, pero antes de introducirlas en la familia hay que informarse debidamente de los cuidados que requieren.

 

Cuidados básicos del hurón doméstico

Para mantener en perfectas condiciones físicas y psicológicas a nuestra mascota, lo primero es adaptar su nuevo entorno a sus necesidades.

Como son cazadores, necesitan canalizar toda la energía. Sus jaulas deben ser amplias y adaptadas para poder saltar. Por otro lado, tienen que tener un refugio dentro de esas jaulas para esconderse y dormir en completa oscuridad. Además, hay que sacarlos de ellas a menudo, ya sea por la casa o con un paseo al aire libre y una buena correa.

Pero, ¡ojo! Por casa escudriñarán todos los escondrijos. Vigila los posibles peligros, como cables o huecos por los que escaparse, y asegúrate de que no los pierdes de vista. ¡Son tan silenciosos que a lo mejor te cuesta encontrarlos de nuevo!

Por otro lado, proporciónales entretenimiento adaptado a su instinto cazador. ¡Dales una tarea! Ten siempre juguetes sobre los que abalanzarse y mantenerse activos.

Con respecto a la alimentación, su dieta es sobre todo carnívora, aunque puede también comer frutas y verduras. No es recomendable darles carne cruda por el riesgo de contaminación. Lo mejor es consultar al personal veterinario cual es el pienso ideal para ellos.

Además de todo esto, el hurón puede ser educado para usar la bandeja sanitaria, igual que los gatos. Son animales muy limpios, deberás acostumbrarlos al baño lavándolos al menos dos veces al mes con productos específicos.

En cualquier caso, el Técnico de Animales Exóticos siempre podrá resolver las dudas sobre cuidados de tu hurón.

 

Veterinaria de animales exóticos: la atención a los hurones

El hurón debe tener pasaporte, chip, y las vacunas en regla. Su programa de vacunación comienza cuando tienen dos meses y continúa cada año. Las vacunas más importantes son la de la rabia y la del moquillo.

Además, tienen que estar desparasitados, como cualquier animal doméstico.

Se recomienda la castración de estos animales para evitar conductas de marcaje o fugas durante el celo. Las hembras, de no ser esterilizadas, pueden sufrir problemas de salud derivados.

El personal veterinario será quien asesore sobre la alimentación adecuada del hurón y sobre cualquier otra duda que pueda surgir.

Su acelerado metabolismo los convierte en una especie propensa a enfermedades repentinas y a heridas accidentales. También pueden sufrir golpes de calor en verano con facilidad. Es conveniente contar con un teléfono de emergencias veterinarias con atención a animales exóticos domésticos.

Los propietarios de hurones tienen que estar pendientes de posibles síntomas como: pérdida de pelo excesiva, vómitos, diarrea, disminución repentina del apetito, dificultad para respirar etc. Ante cualquiera de estos síntomas, hay que consultar al veterinario.

 

Quien tiene un hurón, tiene un amigo larguirucho y gracioso, pero también debe tener un profesional de la salud animal especializado a mano. ¿Te gustaría trabajar con hurones domésticos y otras mascotas raras? Fórmate con nuestro curso de Técnico de Animales Exóticos. ¡A por ello!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Técnico de Animales Exóticos

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información

Aceptar