¿Conoces a los pangolines? Descubre a estos peculiares mamíferos

pangolines

Si eres un amante de los animales exóticos seguro que has escuchado hablar e incluso te has documentado acerca de los pangolines. Estas curiosas y adorables criaturas destacan por ser el único mamífero que tiene todo su cuerpo cubierto por escamas, las cuales emplean para protegerse de los ataques externos.

Los expertos en conservación y protección animal llevan años alertando de su grave situación, pues se trata de uno de los animales con los que más se trafica de toda Asia y parte de África, debido al consumo de su carne y a las supuestas facultades curativas de sus escamas. Sigue leyendo y descubre qué se está haciendo para intentar salvarlos de la extinción. ¡Vamos allá!

 

¿Qué es un pangolín y dónde habitan?

Conocidos científicamente como manis, los pangolines son animales solitarios y de hábitos nocturnos. Tienen una longitud que va desde los 30 centímetros hasta el metro, siendo los machos de mayores dimensiones que las hembras. Se alimentan básicamente de hormigas y otros pequeños insectos que habitan en bosques y selvas, empleando para ello su larga lengua.

Su cuerpo se encuentra casi en su totalidad cubierto por unas largas y duras escamas que encajan las unas con las otras como si de las placas de una armadura medieval se tratasen. Cuando se siente en una situación de peligro, se protege cubriendo su cabeza con las patas delanteras y haciéndose una bola que constituye toda una coraza de escamas, impenetrable para sus depredadores.

Hábitat de los pangolines

Estas curiosas criaturas habitan en las zonas tropicales de África (centro y sur del continente) y Asia (en todo el Sur y Sudeste asiático), existiendo diversas variedades de la misma especie con características propias en cuanto a color, tamaño e incluso habilidades. Los pangolines del África ecuatorial, por ejemplo, tienen la capacidad de trepar por los árboles para conseguir su alimento.

(Mapa de la población de pangolines en el mundo)

 

¿Por qué los pangolines están en peligro de extinción?

Por desgracia, por mucho que viajes a estas zonas, avistar un ejemplar de pangolín te resultará verdaderamente difícil. Y es que su población ha disminuido drásticamente en las últimas décadas como consecuencia de la caza furtiva y del deterioro de su hábitat natural.

A pesar de ser ilegal, el tráfico de estos animales está muy extendido sobre todo en países de Asia como Vietnam o China, pues su carne es considerada toda una delicatesen en restaurantes de lujo.

La creciente demanda de pangolines en China y Vietnam ha provocado la práctica desaparición de este mamífero en el continente asiático

Además, en estos países se siguen empleando las escamas secas o tostadas de los pangolines como remedio tradicional para dolencias como el reumatismo, el asma o la artritis, debido a sus supuestas propiedades curativas; e incluso se usan para acabar con posesiones demoníaca o de ogros, fruto del folclore chino.

Esta enorme y creciente demanda lleva a que cada año se cacen en estos y otros países aproximadamente 400.000 pangolines, a pesar de que su tráfico está completamente ilegalizado. La falta de fuertes controles y la desidia de las autoridades locales provoca que tan solo se detecte una décima parte de todo este tráfico ilegal.

Camino hacia la extinción

La ilegalización del comercio de pangolines no ha contenido para nada al comercio chino. El aumento en el nivel de vida de sus más de 1.400 millones de habitantes ha llevado a una demanda cada vez mayor, llegando a pagarse 300 dólares por un quilo de carne de pangolín y hasta 1.000 por un ejemplar vivo.

Esta situación, continuada en el tiempo, ha causado la casi desaparición de los pangolines chinos y malayos, siendo clasificados como en peligro crítico de extinción por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Tras acabar con ellos, fueron a por los que se encontraban en países vecinos y ahora el pangolín indio y filipino está también considerado en peligro de extinción.

 

Los intentos por salvar a los pangolines de la extinción

Pero no todo son malas noticias para este mamífero. Organizaciones de protección animal como World Wildlife Fund (WWF), la asociación TRAFFIC o Save Vietnam´s Wildlife (SVW) están luchando día a día para reducir la demanda existente, sobre todo en Vietnam y China.

Entre sus muchas actividades, realizan acciones de lobby para mejorar las leyes nacionales existentes para la protección de los pangolines y crear una nueva legislación para que los delitos contra la vida de estos animales no salgan tan rentables como en la actualidad.

En estos últimos años WWF también se encuentra inmersa, junto a la organización IFAW y otras 50 compañías tecnológicas, en una campaña para intentar reducir la compra online de pangolines.

 

¡Fórmate y lucha contra la desaparición de este y otros animales exóticos!

Al igual que los pangolines, la pervivencia de otras muchas especies del mundo animal se encuentra amenazada como consecuencia los excesos de los humanos. Con unos buenos estudios y pasión por los animales, tú también puedes luchar contra esta terrible realidad.

Apúntate al curso de Técnico de Animales Exóticos de Nubika y conviértete en todo un profesional, con posibilidad de trabajar en proyectos de recuperación, centros de investigación, reservas naturales o clínicas veterinarias y así contribuir al bienestar de todos los seres que habitan este planeta. ¡No lo dudes más y haz de tu pasión un trabajo de futuro!

Recibe más información sobre el curso de Técnico de Animales Exóticos
Técnico de Animales Exóticos
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
imagen Subtract
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe información gratis y sin compromiso
Técnico de Animales Exóticos
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Cubre el formulario y descarga gratis el temario

Técnico de Animales Exóticos
Técnico de Animales Exóticos
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.