¿Cómo es la sangre de los reptiles?: Fría o caliente

sangre reptiles

La sangre de los reptiles ha suscitado muchas metáforas. Se hace referencia a ella cuando, por ejemplo, una persona es distante, o cuando tiene dificultades para mantener su calor corporal. Las referencias no van desencaminadas, aunque la termorregulación de estas especies es un mecanismo curioso y un aspecto a tener en cuenta para garantizar su estado de salud. ¿Qué temperaturas necesitan? ¿Cómo afecta a su comportamiento? ¡Responde todas tus preguntas!

 

Reptiles de sangre fría: La fusión con el entorno

Los animales tienen distintas formas de regular su temperatura. Algunos dependen de procesos internos, y otros suben o bajan sus grados en función del clima que les rodea.

Dentro del primer grupo, encontramos a las aves y a los mamíferos. El ser humano estaría incluido en este conjunto de especies, conocidas de forma coloquial como de sangre caliente, que mantienen un nivel de calor interno constante gracias a la energía que extraen de los alimentos, y a procesos como el jadeo o la sudoración. 

Los peces, los anfibios y los insectos componen el segundo grupo, que necesita recurrir al exterior para caldearse. Se consideran animales fríos, y la sangre de los reptiles está en la lista. Ejemplares como las serpientes, las tortugas o las lagartijas deben actuar de un modo concreto para elevar o reducir su temperatura corporal. Seguro que más de una vez has visto a un cocodrilo “tomando el sol” en una reserva o en un programa televisivo. Aunque lo parezca, no es ocio. ¡Es supervivencia!

 

Características de los reptiles: Animales extremos

La sangre de los reptiles es fría, pero su cuerpo necesita calentarse para vivir. Su metabolismo se acelera o disminuye conforme a la temperatura de su entorno y, por eso, se mueven lentamente cuando hace frío y más rápido cuando hace calor

Para “recargarse” hacen muchas veces uso de la luz solar, que agiliza las reacciones químicas de su cuerpo. Esto tiene ventajas y desventajas, ya que por debajo de unos grados específicos no es posible que sobrevivan. 

Sin embargo, cuando se trata de alimento, la sangre de los reptiles presenta ventajas frente a la de especies como los mamíferos. Como no la usan para mantener su calor corporal, pueden pasar grandes periodos de tiempo sin comer. En este sentido, no son esclavos de la dieta como nosotros. Los cocodrilos, por ejemplo, pueden estar hasta tres años sin ingerir una presa, y la tortuga de los Galápagos, al menos 12 meses.

Características como estas son las que les permiten vivir en ecosistemas que serían imposibles para los animales que producen calor por sí mismos. La “frialdad” de la sangre de los reptiles es adecuada en ambientes como los desiertos, aunque, como dependen tanto del clima, su presencia se reduce (paradójicamente) en los entornos de menor temperatura.

Los individuos de estas especies suelen tener cuerpos planos y de forma alargada, una evolución natural para perder o ganar calor más velozmente. La grasa y el pelo son rarezas, porque el aislamiento en su caso es un enemigo que entorpece la influencia del ambiente. Si hibernan, pueden hacerlo a temperaturas por debajo de la congelación. Un ejemplo son las ranas, que se entierran y reducen sus constantes vitales hasta parecer clínicamente muertas.

 

¿Cómo calientan su sangre los reptiles?

Tener frío o calor es una cuestión de actitud. Al menos en el caso de los reptiles, que cuentan con multitud de estrategias para convertir el entorno en un aliado. 

La más habitual es desplazarse de un lado a otro en función del clima. Si necesitan calor, se sitúan en rocas o lugares en los que el sol dé de lleno. Por el contrario, si la temperatura es demasiado elevada, se retiran a lugares sombreados o se ocultan en cuevas para bajar su termómetro corporal.

Un gran amigo de la sangre de los reptiles es el suelo. Este mantiene mejor el calor, así que muchos se aprietan contra él para absorber todo el que puedan. 

Conocer esta clase de métodos es muy importante a la hora de cuidar a un ejemplar de este grupo. Para mantenerlo a la temperatura idónea, los terrarios deben tener puntos más fríos y otros más caldeados, y deberás usar mantas, infrarrojos o piedras para crear un ambiente en el que se sienta cómodo.

 

Animales de sangre fría: ¿Son todos iguales?

Hemos dado unas pinceladas sobre cómo funciona el organismo de los animales de sangre fría. Su conexión con el entorno es común, pero hay algunas diferencias en función de la especie de la que se trate. En conjunto, existen tres tipos de regulación:

  • Poiqiolotermos: La sangre de los reptiles los clasifica dentro del grupo de los poiquilotermos, es decir, su temperatura corporal suele ser semejante al clima en el que están en ese instante. 
  • Ectotermia: La mayoría de los poiquilotermos son también ectotermos, aunque hay excepciones. Este término se refiere a los animales que no son capaces de generar calor, sino que dependen del entorno para conseguirlo. 
  • Bradimetabolismo: El bradimetabolismo es casi como un superpoder. La palabra define la capacidad de algunos animales para variar la velocidad de su metabolismo, adaptándolo a las circunstancias que lo rodean. Una de las cosas que permite es ralentizarlo de forma extrema en periodos de hibernación, llegando incluso a parecer que lo han “desactivado”. 

 

Curso de Herpetología

El tipo de sangre de los reptiles los convierten al mismo tiempo tanto en animales resistentes como en delicados. Especialmente si viven en cautividad, ya que su control de la temperatura estará condicionado por los mecanismos a los que sus cuidadores les den acceso.

Para crear entornos adecuados para su supervivencia, deberás conocer al detalle las características del ejemplar en cuestión y crear un ecosistema que le permita actuar como lo haría en su hábitat. El Curso de Herpetología: Especialista en Anfibios y Reptiles de Nubika te aportará todos los conocimientos sobre las principales especies para que puedas trabajar con ellas en reservas, zoológicos o centros de recuperación. ¡Escríbenos y aprende a cuidarlos!

Recibe más información sobre el curso de Herpetología: Especialista en Anfibios y Reptiles
Herpetología: Especialista en Anfibios y Reptiles
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
imagen Subtract
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe información gratis y sin compromiso
Herpetología: Especialista en Anfibios y Reptiles
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Cubre el formulario y descarga gratis el temario

Herpetología: Especialista en Anfibios y Reptiles
Herpetología: Especialista en Anfibios y Reptiles
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.