Logo Nubika

La cistitis en perros: ¿cómo identificarla?

4 octubre 2021
cistitis en perros

Muchas de las enfermedades humanas tienen su réplica en nuestros compañeros perrunos. Es lo que sucede con las inflamaciones de vejiga, que pueden provocar en los canes las mismas incomodidades que en las personas. La cistitis en perros se cura fácilmente si se ataca temprano, pero el diagnóstico puede complicarse por la incapacidad de tu mascota para expresar las molestias que sufre. Un profesional con conocimientos específicos será imprescindible para establecer cualquier tratamiento, pero las siguientes pistas pueden ayudarte a localizar el problema. Si sospechas que tu mascota tiene esta dolencia… ¡Fíjate en estos gestos!

 

¿Qué es la cistitis?: La tortura de ir al baño

Lo primero para identificar una enfermedad es saber en qué consiste. En el caso de la cistitis en perros esto resulta sencillo, ya que la dolencia se desarrolla de un modo similar a lo que ocurre en los humanos

Se trata de una inflamación en la vejiga que genera constantes ganas de orinar y, en ocasiones, dolor. Está íntimamente relacionada con el tracto urinario, y se da sobre todo en las hembras castradas, ya que poseen un esfínter menos fuerte. 

La cistitis en perros no es lo mismo que la infección de orina, aunque ambas se entrelazan. La primera puede ser una consecuencia de la segunda, que tiene lugar cuando las bacterias se introducen en el sistema urinario.

La infección de orina puede incluir fiebre o destemplanza, además del resto de síntomas de la cistitis. Si esta se deja evolucionar sin tratamiento, puede dar lugar a problemas como la pielonefritis, producida cuando las bacterias alcanzan los riñones, obstruyéndolos y dando lugar a infecciones en la sangre.

 

¿Cuáles son los síntomas de la cistitis en perros?

Para evitar que la cistitis en perros escale a niveles más preocupantes, se recomienda vigilar cualquier actitud fuera de lo habitual en el comportamiento de tu mascota. El más común en el caso de estas inflamaciones es el aumento del número de veces que orina, aunque la cantidad de micción que expulse será pequeña.

¿Por qué? Por la inflamación. Al hincharse la uretra, la vejiga se vuelve incapaz de acumular un volumen normal de pis. Tu compañero también puede gemir por el dolor mientras hace sus necesidades, o beber mucho más de lo que es habitual en él. 

Otras señales a las que debes prestar atención son el color de la orina, que puede presentarse turbia o con restos de sangre, y el nivel de actividad. En ocasiones, una actitud inquieta no es sinónimo de mala conducta, sino de cistitis en perros. 

Cuando tienen la vejiga inflamada, también suelen lamerse repetidas veces los genitales, o empezar a hacer pis en sitios donde antes no lo hacían. Solo con estar atento podrás evitarle a tu amigo muchos males mayores, así que ¡mantente alerta!

 

¿Qué provoca la cistitis en perros?: ¡Evítala!

La causa más habitual de la cistitis en perros es la entrada de las bacterias intestinales en el tracto urinario por las deposiciones, o de los gérmenes que, al miccionar, se posan en los genitales por el contacto con superficies contaminadas.

De todos modos, los hechos que pueden provocar esta dolencia son diversos. Los cálculos urinarios, las enfermedades endocrinas y las malformaciones pueden estar detrás de la cistitis en perros, así como los tratamientos que afectan al sistema inmune como la quimioterapia, o la propia vejez de la mascota.

Si tu compañero es propenso a esta enfermedad, lo mejor es que establezcas un protocolo para tratar de prevenirla. Evita que se moje o se le enfríen los genitales y sácalo a hacer sus necesidades al menos tres veces cada jornada. También se aconseja darle agua de forma abundante y limpiarle adecuadamente después de excretar si se encuentra descompuesto.

 

La labor del Auxiliar Veterinario en el tratamiento de la cistitis en perros

El tratamiento de la cistitis en perros dependerá mayoritariamente de su causa. El Auxiliar Veterinario y el resto de profesionales de la clínica deberán localizar el origen del problema, normalmente por medio de un análisis de orina y una ecografía o radiografía para buscar cálculos urinarios.

Si la inflamación es bacteriana, la cura consistirá en antibióticos. Es posible que el especialista le recete concentrados especiales, o que modifique la dieta de tu compañero para evitar nuevas infecciones o disolver los cálculos.

Estos cristales a veces requieren de una intervención quirúrgica para solucionarse, al igual que los tumores. En función del caso del que se trate, deberás seguir las indicaciones de los expertos y ayudar a tu mascota manteniendo en buenas condiciones higiénicas el sitio en el que duerme y procurando que beba mucha agua.

 

Sufrimientos comunes: Otros problemas de perros compartidos con los humanos

La cistitis en perros no es la única enfermedad que estos animales tienen en común con las personas. Al igual que sus dueños, los cánidos pueden sufrir cáncer, una de las dolencias más frecuentes en la especie. 

Del mismo modo, es posible que los canes tengan diabetes, que les impide controlar por sí mismos sus niveles de glucosa. Dolencias de la piel como la tiña y la pioderma se suman a la lista, en la que también podría figurar la conocida como tos de las perreras.

Esta enfermedad se parece al catarro humano y tiene como síntoma la tos seca. Puede aparecer acompañada de fiebre y se contagia igual que nuestros resfriados: por vía aérea o contacto entre perros.

 

Curso de Auxiliar Veterinario: Reorienta tu cariño

Un tratamiento adecuado por parte de profesionales es imprescindible para curar la cistitis en perros. Si no se pone en manos expertas, esta inflamación puede derivar en problemas mucho más graves y dolorosos para tu mascota, por lo que te recomendamos acudir siempre a un especialista

Si te interesa formar parte de este equipo veterinario, puedes adquirir los conocimientos correspondientes mediante un programa formativo. En Nubika contamos con el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario, que te preparará para tratar las afecciones de las mascotas y te permitirá focalizarte en etología canina o felina. ¡Contáctanos y lleva tu amor por los animales por una nueva ruta!

Nota: El artículo no es clínico y los contenidos pueden no corresponder con una situación de salud veterinaria específica al no ser redactados por especialistas. Recomendamos acudir al médico veterinario para el tratamiento o consejo de cualquier problema de salud de tu mascota.

Recibe información gratis y sin compromiso
Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
Veterinaria
Otros artículos que te pueden interesar:
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
24 junio 2022
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
seguir leyendo
como-banar-gato-no-se-deja
23 junio 2022
¿Cómo bañar a un gato que no se deja? Tips para no morir en el intento
seguir leyendo
Estudiar fisioperapia animal: todo lo que debes saber
22 junio 2022
Estudiar fisioperapia animal: todo lo que debes saber
seguir leyendo
funciones-peluquero-canino
21 junio 2022
Funciones de un peluquero canino: sus tareas
seguir leyendo
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
24 junio 2022
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
seguir leyendo
como-banar-gato-no-se-deja
23 junio 2022
¿Cómo bañar a un gato que no se deja? Tips para no morir en el intento
seguir leyendo
Estudiar fisioperapia animal: todo lo que debes saber
22 junio 2022
Estudiar fisioperapia animal: todo lo que debes saber
seguir leyendo
funciones-peluquero-canino
21 junio 2022
Funciones de un peluquero canino: sus tareas
seguir leyendo

Newsletter

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín