Logo Nubika

La epilepsia en gatos: causas y síntomas

1 marzo 2021
gato|epilepsia en gatos – curso ATV

La epilepsia en gatos es un trastorno de la salud felina poco frecuente, pero aun así es recomendable conocer las posibles causas, síntomas y pautas de actuación por si nuestra mascota llegase a sufrir un ataque.

Aunque existe un menor porcentaje que en felinos que la epilepsia en perros, sí es cierto que algunas razas puras presentan una predisposición más acusada a este trastorno, por lo que los primeros años de vida son cruciales.

En este artículo profundizamos en esta enfermedad, sus causas, tratamientos y cuidados. Y si te quedas con ganas de más, con el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika aprenderás todo lo que necesitas para asistir a especialistas de veterinaria ante la epilepsia y muchas otras enfermedades felinas.

 

¿Qué es la epilepsia en gatos?

La epilepsia es una enfermedad causada por el funcionamiento alterado esporádico de un grupo de neuronas. Esta patología se manifiesta mediante crisis epilépticas.

«Los ataques epilépticos en gatos se desencadenan cuando hay un exceso de actividad eléctrica de un grupo de neuronas hiperexcitables en el cerebro.»

Estas crisis pueden estar ocasionadas por diversas causas, entre las cuales se encuentran los factores hereditarios –conocidos como causas idiopáticas– o por un trastorno secundario derivado de, por ejemplo, una caída con golpe en la cabeza.

 

Posibles causas de los ataques epilépticos en gatos

Como decíamos al principio, algunos gatos presentan una predisposición genética a la epilepsia, mientras que otros enferman, por ejemplo, por insuficiencia del suministro de oxígeno al cerebro o por daños en el tejido nervioso.

Estas son algunas de las alteraciones que se toman en cuenta como posibles causas de los ataques epilépticos en gatos:

  • Inflamaciones (encefalitis, meningitis, infecciones bacterianas o virales…).
  • Malformaciones congénitas o adquiridas.
  • Tumores cancerígenos.
  • Lesiones por traumatismos.

Dicho esto, cabe señalar que las convulsiones no siempre se originan en el cerebro. Cuando las convulsiones en gatos se dan por alteraciones fuera del cerebro, la enfermedad se denomina epilepsia extracerebral.

En este caso, las causas principales pueden ser las siguientes:

  • Trastornos metabólicos (diabetes en gatos).
  • Intoxicaciones (medicamentos, alimento inadecuado o en mal estado)
  • Carencias de vitaminas o nutrientes.

 

Tipos y síntomas de la epilepsia en gatos

Los gatos pueden presentar, tanto crisis focales o parciales como crisis generalizadas. Por su naturaleza, las causas pueden proceder de enfermedades primarias, en las que no hay una causa subyacente.

Pero también pueden originarse a causa de enfermedades secundarias. Los ataques epilépticos en gatos que son secundarios a patologías tienen una lesión estructural subyacente o una enfermedad metabólica.

Por otro lado, existe un tercer tipo, la epilepsia criptogénica, en la cual se sospecha que haya enfermedad subyacente pero que no está identificada.

Veamos ahora cuáles son los síntomas que pueden manifestarse en función de si se trata de ataques generalizados o localizados.

 

Convulsiones en gatos: generalizadas

  • Pérdida de la consciencia.
  • Alteración motora con aparición de contracciones.
  • Clónicas musculares.
  • Alteraciones neurovegetativas con hipersalivación, micción, defecación, etc.

 

Convulsiones en gatos: localizadas

Estas son más difíciles de reconocer porque normalmente evolucionan con rapidez a convulsiones generalizadas y se manifiestan a través de:

  • Disminución del estado de alerta.
  • Posibilidad de alucinaciones sensoriales con maullidos, agresividad, etc.
  • Alteraciones motoras localizadas.

 

¿A qué edad pueden darse los ataques epilépticos en gatos?

Las convulsiones en gatos pueden afectar todos los grupos de edad. Los felinos que tienen epilepsia idiopática tienden a ser más jóvenes, aproximadamente de tres años y medio.

Por otra parte, los gatos con ataques secundarios suelen ser animales de más edad, en torno a los ocho años.

 

Tratamiento de la epilepsia en gatos

En general, la epilepsia en gatos es una enfermedad que no se puede curar. El diagnóstico y tratamiento debe realizarlo un especialista veterinario.

El tipo de tratamiento que se aplique dependerá de si se trata de una urgencia por una crisis aislada o si requiere un plan a largo plazo.

Para tratar las convulsiones en gatos con urgencia, se tomará alguna o varias de estas medidas:

  • Control inmediato de los parámetros sanguíneos
  • Administrar benzodiazepinas para relajar los músculos.
  • Administrar soluciones azucaradas por goteo intravenoso para reponer el alto desgaste de energía causado por la crisis.
  • Administrar barbitúricos por su efecto antiespasmódico y soporífero, lo cual conlleva intubar al felino con respiración asistida.

Para los tratamientos de la epilepsia en gatos a largo plazo, habría que recurrir a otros medios como los que citamos a continuación:

  • En caso causa desconocida de las crisis en formas idiopáticas, podría ser necesario recurrir a barbitúricos para toda la vida del felino.
  • Las infecciones bacterianas requieren antibióticos después tras una prueba de resistencia.
  • Intervención quirúrgica en caso de traumatismo.
  • Radioterapia o quimioterapia en caso de tumor maligno.

 

¿Cómo actuar ante convulsiones en gatos?

Si nos viésemos en la situación de tener que atender a nuestros amigos felinos por crisis epilépticas, hay una serie de actuaciones que podemos aplicar para atenderlos y no empeorar los síntomas.

Esto es lo que debe hacerse en caso de ataques epilépticos en gatos:

  • Mantener la calma. Reaccionar con templanza ante la crisis puede resultar difícil por la urgencia de la situación. Aún así, es vital mantener a raya los nervios y actuar con rapidez.
  • Evitar golpes. Se debe despejar la zona de descanso del gato para evitar que se golpee contra mobiliario y otros objetos domésticos.
  • No manipular la lengua. A diferencia de lo que ocurre con las personas, en la epilepsia en gatos no existe el riesgo de que el animal se trague la lengua. Tratar de sacarle la lengua irritará al gato y es posible que reaccione mordiendo.

Veamos ahora qué no se debe hacer en caso de convulsiones en gatos:

  • No sujetarle la cabeza, ya que aumenta el riesgo de fractura en el cuello.
  • No alimentar con comida, agua ni medicamentos por riesgo de ahogo.
  • No aplicar calor con mantas o similares.
  • Evitar situaciones estresantes, ya que puedan empeorar la crisis.

 

Cuidados posteriores

Por último, he aquí unas pequeñas indicaciones que tener en cuenta después de que ocurra el ataque epiléptico en gatos:

  • Habilitar un lugar tranquil y seguro para que el gato se recupere adecuadamente.
  • Retirar el agua y la comida hasta que el gato recupere por completo los reflejos, ya que podrían darse complicaciones en la deglución.

 

Cuidados para la epilepsia en gatos

Aunque la epilepsia en gatos no se puede curar, sí que se pueden tomar medidas para asegurar la calidad de vida del felino. Una de estas medidas, y que no se puede descuidar es administrarle la medicación siguiendo al pie de la letra las indicaciones del veterinario.

«Debemos poner cuidado en proporcionar a nuestra mascota un ambiente seguro en el que se procure minimizar el estrés.»

Es recomendable evitar dejar sin supervisar las salidas a ventanas, escaleras, tejados o balcones; además de alejar de su zona de comida y aseo redes u objetos que puedan suponer un riesgo en caso de crisis.

Y, por último, pero no por ello menos importante, ¡regalarle muchos mimos!

 

Curso de Auxiliar de Veterinaria: ¡conviértete en ATV!

Si te ha gustado lo que te hemos contado sobre la epilepsia en gatos y te gustaría profundizar en todo lo que tenga que ver con la salud animal, ¿por qué no estudiar el curso de Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario de Nubika?

Gracias a esta completa formación podrás marcar el ritmo de estudio y dedicarle tantas horas como quieras, sin salir de casa y con la oportunidad de realizar unas prácticas en empresas.

Suena bien, ¿verdad? Cubre el formulario y contactaremos contigo para darte todos los detalles. ¡Fórmate con el curso de auxiliar de veterinaria y podrás trabajar en lo que más te gusta!

 

Nota: El artículo no es clínico y los contenidos pueden no corresponder con una situación de salud veterinaria específica al no ser redactados por especialistas. Recomendamos acudir al médico veterinario para el tratamiento o consejo de cualquier problema de salud de tu mascota.

Recibe información gratis y sin compromiso
Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
Veterinaria
Otros artículos que te pueden interesar:
¿Cómo cortar el pelo de las patas a un perro?
30 junio 2022
¿Cómo cortar el pelo de las patas a un perro?
seguir leyendo
cuanto-cobra-auxiliar-rehabilitacion-animal
29 junio 2022
¿Cuánto cobra un auxiliar de rehabilitación animal?
seguir leyendo
orca animal marino
27 junio 2022
La orca: conoce a este animal marino en profundidad
seguir leyendo
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
24 junio 2022
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
seguir leyendo
¿Cómo cortar el pelo de las patas a un perro?
30 junio 2022
¿Cómo cortar el pelo de las patas a un perro?
seguir leyendo
cuanto-cobra-auxiliar-rehabilitacion-animal
29 junio 2022
¿Cuánto cobra un auxiliar de rehabilitación animal?
seguir leyendo
orca animal marino
27 junio 2022
La orca: conoce a este animal marino en profundidad
seguir leyendo
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
24 junio 2022
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
seguir leyendo

Newsletter

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín