91 088 98 38
campus virtual
Logo Nubika

¿Los perros tienen ombligo?

18 enero 2023
perros-tienen-ombligo

Cuando una perra tiene una camada de cachorros, en poco tiempo los pequeños revoltosos estarán campando a sus anchas y provocando trastadas (y nuestro amor incondicional). Si alguna vez has vivido esta situación, un tiempo después puedes encontrarte a ti mismo preguntándote si los perros tienen ombligo… ¡Porque lo más probable es que no se lo encuentres! Hoy desvelamos este «misterio»: sigue leyendo y descubrirás muchas más cosas sobre nuestros mejores amigos, los perros.

 

Si los perros tienen ombligo, ¿dónde demonios está?

No voy a mantener el misterio durante más tiempo. Claro que sí: los perros tienen ombligo porque son mamíferos vivíparos placentarios. Todos los animales pertenecientes a esta familia, entre la cual estamos también los seres humanos, lo tienen. El ombligo no es más que la cicatriz que queda después de cortar el cordón umbilical que comunica al feto con la madre, a través del cual se alimenta. Cuando la madre pare a los cachorros, corta este cordón con los dientes muy cerca de la panza de cada pequeño.

Voy a parar un momento para hacerte una pregunta. ¿Te has visto alguna vez en la situación de asistir al parto de una perrita? Es un momento mágico e inolvidable. Las madres son capaces de gestionar por sí solas todo el proceso y atender a sus diminutos cachorros. Pero si te animas a hacer un Curso de Auxiliar y Asistente Técnico Veterinario, lo vivirás de otra manera y podrás ayudar a estos maravillosos seres si se enfrentan a algún problema. Y ahora, ¡sigamos con lo nuestro!

El motivo por el cual no es fácil encontrar el ombligo de los perros es evidente. Al nacer, las crías son muy, muy pequeñas; bastante más que un bebé humano. Por tanto, su cordón umbilical es igualmente diminuto. El ombligo, al final, resulta en una cicatriz mínima que apenas es perceptible a la vista o al tacto. Si a eso le añadimos que la barriguita de los cachorros suele estar cubierta de pelusa, la incógnita está resuelta.

El cordón umbilical se une al animal en un punto situado entre las costillas y las patas traseras. Si el corte cicatriza bien, apenas debería ser perceptible al tacto; pero aun así, lo puedes encontrar si pasas los dedos por esa zona con cuidado. Encontrarás una protuberancia mínima. ¡Ese es el ombligo de tu perro!

 

Mamíferos sin ombligo: haberlos, haylos…

Antes te comentaba que todos los mamíferos vivíparos tienen ombligo. Fíjate que he metido los términos «vivíparos placenarios»… Esto significa que no todos lo tienen, por supuesto. Existen dos órdenes de mamíferos que carecen de él:

  • Marsupiales. Son los que mantienen a sus crías en una bolsa (marsupio), en lugar de en el vientre. Los más conocidos son los canguros y los koalas. ¡Anda que no hay bichos raros en las Antípodas! Estos animales se desprenden del cordón umbilical cuando están aún en la bolsa, sin generar cortes ni cicatrices.
  • Monotremas. Si los anteriores nos parecían rarunos, estos son ya el no va más. Este orden de mamíferos, formado por los ornitorrincos y los equidnas, no da a luz a sus crías sino que… ¡Pone huevos! Más adelante, la madre da de mamar a las crías; por eso son mamíferos. En este caso, está claro por qué no tienen ombligo, ¿verdad?

Y eso implica que absolutamente todos los demás mamíferos tienen ombligo. Desde los murciélagos, hasta las ballenas. Sorprendente, ¿verdad?

 

Los perros tienen ombligo; y si no lo encuentras, mucho mejor

Si no encuentras el ombligo de tu perro por mucho que busques, puedes estar contento. Cuanto menos se note, mejor, porque eso significa que la cicatriz se ha curado perfectamente y no va a causar problemas de salud a tu amigo. De hecho, revisar esta zona de vez en cuando es una buena práctica, ya que hay ciertas enfermedades que se originan precisamente en ese punto. Si notas que se ha abultado, se ha hinchado, está enrojecido o el perro se queja cuando lo tocas, ¡cuidado!

¿Cuál es el motivo de estos problemas de salud? Lo más habitual es que se trate de una hernia umbilical. Es una patología que se suele dar durante los primeros días de vida de los cachorros. La causa más habitual es que la madre haya cortado el cordón demasiado cerca de la piel; como consecuencia, la cicatriz no se cerrará bien y la capa de grasa interna e incluso las entrañas del animal empujarán para salir al exterior. De ahí el bulto o la hinchazón que notarás al tocar.

Lo normal es que transcurridos unos seis meses, la lesión se cure por sí sola y todo vuelva a la normalidad. Si no es así, tendrás que llevar al animal al veterinario; y si te preocupa que el cachorro pueda tener problemas, no dudes en acudir a la consulta con él en cuanto detectes alguna anomalía. No perderás nada y te quedarás mucho más tranquilo. Puede ser que haya que practicar una operación de cirugía abdominal al animal; pero la buena noticia es que la mayoría de los canes (y de los gatos, que también pueden sufrir este problema) sobreviven a la intervención y se recuperan sin problemas.

 

¿Te gustaría trabajar cuidando la salud de tus mejores amigos?

Ya sabes que sí, los perros tienen ombligo. Pero esto es tan solo una mera curiosidad, nada comparable con todo lo que puedes llegar a aprender sobre estos y otros animales si decides formarte como profesional. ¿Te lo imaginas? Como Auxiliar y Asistente Técnico Veterinario, vivirás un día a día lleno de satisfacciones, cuidando, curando y atendiendo a todo tipo de mascotas. O incluso a animales salvajes, si trabajas en un parque de la naturaleza, un centro de recuperación de especies…

¿No sabes por dónde empezar a buscar? No me extraña. Si entras en Google y buscas cursos, te verás desbordado por la oferta. Probablemente no tengas claro dónde están la formación de calidad, y dónde aquella que no te servirá para nada. Quédate con estas claves para filtrar los resultados:

  • Busca cursos con horas suficientes de formación.
  • Lee atentamente la formación y la experiencia de los profesores.
  • Busca instituciones que avalen la calidad formativa: universidades, certificados…
  • Asegúrate de que podrás hacer por lo menos 100 horas de prácticas en empresas, tras obtener tu titulación.
  • Lee opiniones de alumnos.
  • Comprueba que contarás con ayuda para buscar empleo.
  • Verifica que los centros de formación tienen sedes físicas, teléfonos de contacto y garantías.

Y para ayudarte a empezar, aquí tienes un consejo: anímate a rellenar el formulario que aparece en esta web. Si lo haces recibirás información detallada de un curso completo, actualizado y de prestigio, que cumple todas y cada una de las claves que acabo de listar. El primer paso para lograr tu objetivo y cumplir tu sueño de trabajar cuidando de los animales y las mascotas que tan felices nos hacen, día a día.

Recibe información gratis y sin compromiso
Asistente y Auxiliar Técnico Veterinario
ATV
Otros artículos que te pueden interesar:
David Herrera: el salto de un hobbie a una profesión con pacientes top
6 febrero 2023
David Herrera: el salto de un hobbie a una profesión con pacientes top
seguir leyendo
Razas de perros alemanes: ¡descúbrelas!
6 febrero 2023
Razas de perros alemanes: ¡descúbrelas!
seguir leyendo
¿Cuánto cuesta montar una peluquería canina?
6 febrero 2023
¿Cuánto cuesta montar una peluquería canina?
seguir leyendo
Cómo ser un auxiliar veterinario de animales de granja
6 febrero 2023
Cómo ser un auxiliar veterinario de animales de granja
seguir leyendo
David Herrera: el salto de un hobbie a una profesión con pacientes top
6 febrero 2023
David Herrera: el salto de un hobbie a una profesión con pacientes top
seguir leyendo
Razas de perros alemanes: ¡descúbrelas!
6 febrero 2023
Razas de perros alemanes: ¡descúbrelas!
seguir leyendo
¿Cuánto cuesta montar una peluquería canina?
6 febrero 2023
¿Cuánto cuesta montar una peluquería canina?
seguir leyendo
Cómo ser un auxiliar veterinario de animales de granja
6 febrero 2023
Cómo ser un auxiliar veterinario de animales de granja
seguir leyendo

Newsletter

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín