Terapia canina en centros penitenciarios

Terapia canina con presos

Los perros no discriminan. Son criaturas compasivas capaces de ablandar el corazón más duro. Un perro tiene la habilidad de detectar un estado de ánimo bajo y de mejorarlo con lametazos, cabezazos y hocicos mojados. Como te vean triste, ¡prepárate para acabar lleno de mocos caninos! Trabajar en Terapia Asistida con Animales te abre la puerta a proyectos apasionantes, como la terapia canina en centros penitenciarios. ¿Quieres saber más?

 

“Los internos de un centro penitenciario necesitan interacciones sin prejuicios para restablecer su autoestima y mejorar su relación con la realidad que les rodea, y esto lo puede conseguir la compañía de un perro de terapia”

 

Terapia Canina

La Terapia Asistida con Animales (TAA) parte de un objetivo concreto orientado a mejorar la calidad de vida de personas en situaciones complicadas y trabaja planeando, diseñando, dirigiendo y evaluando actividades de carácter terapéutico con la ayuda de un animal para alcanzar dicho objetivo. Los animales que más ayudan en estas terapias son los perros.

Estas intervenciones deben ser coordinadas por un equipo profesional compuesto tanto por profesionales de intervenciones asistidas por animales como por personal médico o expertos en educación.

Las actividades asistidas por perros están pensadas para trabajar a nivel físico, cognitivo, emocional y relacional para conseguir mejorar la salud física y/o emocional de personas con problemas de movilidad, con trastornos psicológicos como la ansiedad, con riesgo de exclusión social etc.

En todas las terapias con animales las mascotas deben pasar previamente por la consulta del médico veterinario para comprobar su estado de salud y así evitar enfermedades zoonóticas.

La terapia con animales se usa contra el estrés, por ejemplo, consiguiendo resultados positivos sorprendentes. Con el curso de Nubika de Terapia Asistida con Animales aprenderás a llevar a cabo estas actividades tan importantes.

 

Beneficios

Algunos de los múltiples beneficios de estas terapias son:

  • Aumentan la autoestima.
  • Consiguen involucrar a los pacientes en actividades planificadas.
  • Incrementan la responsabilidad.
  • Reducen significativamente la ansiedad y el sentimiento de soledad.
  • Abren vías de comunicación en personas incapaces de expresar sus sentimientos.
  • Aumentan la atención y la concentración.
  • Contribuyen en la superación de miedos.
  • Alivian el estrés.
  • Reducen el ritmo cardíaco y la presión arterial.
  • Ayudan a personas con procesos depresivos.

 

Terapia Asistida con Perros en centros penitenciarios

Las personas internadas en centros penitenciarios pasan por situaciones complejas difíciles de manejar emocionalmente. El estrés se apodera de estos centros, y superarlo no es sencillo. Por eso, la terapia canina se presenta como una oportunidad de oro para mejorar la situación de estas personas.

El propósito último de una cárcel es la reinserción en la sociedad de los internos, pero esto no se puede conseguir sin reinsertar en estas personas sentimientos intrínsecos a la naturaleza humana, como el sentirse necesitados, útiles, queridos y el saberse parte de una comunidad que lo valora como persona, sin prejuicios. Pueden existir casos de difícil solución, pero eso no implica que no se deba intentar mejorar.

El ser humano es un ser social, al igual que los perros, y, aunque no todos los casos son iguales, muchas personas pueden mejorar considerablemente su conducta gracias a proyectos con terapia canina. Podrás descubrir cómo formar parte de este tipo de proyectos formándote con Nubika.

 

Programas en España

En España contamos con el programa de terapia canina en prisiones de la Fundación Affinity, un proyecto ambicioso dirigido por educadores o psicólogos de las cárceles en colaboración con la fundación para gestionar la depresión, el estrés, la soledad, la frustración y los comportamientos disruptivos o violentos de los internos.

La fundación inició sus programas en 1993 en la prisión de Brians. En 2008 firmó un convenio con Instituciones Penitenciarias con el que se implementarían proyectos en varios centros. Gracias a esto, más de 4.500 reclusos de 14 prisiones de nuestro país pueden convivir con los 50 perros de terapia del plan.

 

Los perros

Los animales que forman parte de estas terapias en centros penitenciarios son escogidos especialmente atendiendo a diferentes aspectos: edad, carácter etc. Los perros son animales rescatados de protectoras seleccionados por ser sociables, activos, nada agresivos, cariñosos etc.

Estos perros pasan primero por un proceso de prueba. En esta fase se evalúa la forma de ser del animal y su comportamiento ante todo tipo de situaciones para comprobar que no presenta miedos y que no van a estresarse ante situaciones diversas.

Una vez se supera esta prueba, el animal es introducido en las instalaciones penitenciarias. Previamente se envían las cosas del animal, como su cama y sus juguetes, lo que aumenta las expectativas y la ilusión de los presos.

Este proyecto suele introducir los animales por parejas para que estén acompañados. Lo ideal es que su aspecto y carácter sean diferentes, ya que esto también ayuda a crear diversidad de experiencias (comentar cómo son, descubrir su carácter, tener un favorito etc.).

El primer contacto suele ser emocionante, tanto para los internos como para los animales. Esta emoción no decaerá con el paso del tiempo, tanto los presos como los vigilantes se implican en su protección y cuidado y el ambiente general mejora considerablemente.

 

La efectividad del programa

Un estudio llevado a cabo por la Cátedra Fundación Affinity “Animales y Salud” de la Universitat Autònoma de Barcelona y la Dirección General de Instituciones Penitenciarias reveló que las terapias asistidas con animales son igual de efectivas que las terapias psicológicas u otras actividades terapéuticas grupales.

Este estudio parte del programa de intervención mencionado. En estos programas los internos realizan las siguientes tareas:

  • Responsabilizarse de sus cuidados.
  • Sacarlos a pasear y encargarse de que hagan ejercicio.
  • Llevarlos a otros módulos para que otras personas disfruten de su compañía.
  • Controlar su peso y su salud siguiendo pautas veterinarias.
  • Alimentarlos y responsabilizarse de su higiene.

El estudio recoge cuáles son los beneficios de este programa:

  • Mejora las relaciones interpersonales.
  • Disminuye la ansiedad.
  • Contribuye a la estabilidad emocional.
  • Mejora la adaptación al medio.
  • Mejora la participación en otras actividades.

Además, este trabajo explica los motivos por los que estas terapias resultan tan efectivas:

  • El bienestar del perro se vuelve una prioridad para presos y profesionales del centro.
  • Los perros hacen aflorar sentimientos en un entorno que no facilita las emociones positivas y su externalización.
  • Los animales no juzgan a nadie por su expediente.
  • Son actividades controladas por un equipo mixto de profesionales.
  • Los beneficios parten del vínculo emocional que se establece entre las personas y el perro.
  • Los animales son una fuente importante de motivación.

¿No te parece una bonita manera de ayudar a gente que lo necesita? Si te interesa desarrollar estas actividades, deja que Nubika te forme para tu futuro laboral.

 

Dónde estudiar Terapia Asistida con Animales

Estudiar Terapia Asistida con Animales es el primer paso para trabajar desarrollando proyectos tan bonitos como este que acabamos de ver. Para formarte adecuadamente, confía en el curso de Nubika de Terapia Asistida con Animales.

 

Curso de Terapia Asistida con Animales

El curso de Nubika te ayuda a adquirir todos los conocimientos teóricos y las habilidades prácticas propias de esta profesión desde tu casa y en los horarios que prefieras. Además de las facilidades que te ofrece estudiar a distancia, Nubika te proporcionará asesoramiento y apoyo profesional para que alcances todos los objetivos del plan formativo.

Por otro lado, contarás con la posibilidad de realizar prácticas profesionales en importantes empresas del sector del cuidado animal. Con estas prácticas te prepararás para salir al mercado laboral.

 

¿Tienes ya la cara llena de mocos? Eso va a ser porque descubrir la terapia canina en centros penitenciarios te ha ablandado el corazón. Si quieres formar parte de estos interesantes proyectos para mejorar la salud de tu comunidad, apúntate al curso de Nubika de Terapia Asistida con Animales y conviértete en un profesional preparado. ¡Libera tu generosidad!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Obtener toda la información
logo nubika
Recibe más información sobre el curso de Terapia Asistida con Animales
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;