Logo Nubika

Okapi: un animal muy inusual. ¡Descúbrelo!

21 febrero 2022
okapi-animal

En ocasiones, a la naturaleza le gusta hacer puzles de lo más caprichosos. Cuando pensamos en estas mezclas, lo primero que se nos suele ocurrir es el ornitorrinco, pero existe otro animal, el okapi, que rivaliza con él en extravagancia. Su actitud evasiva lo mantuvo durante muchas décadas al margen del conocimiento humano, que debe aprender a cuidarlo y protegerlo si no quiere propiciar su desaparición. ¿Quieres saber qué necesita para sobrevivir este mamífero? ¡Sigue leyendo y descúbrelo!

 

Conoce todas las características del okapi africano

El okapi es un animal de la familia de los mamíferos. Físicamente, parece un cruce entre una cebra, un caballo y una jirafa, aunque con el cuello y las patas mucho más cortas. 

Posee unas extremidades rayadas en blanco y negro, y un cuerpo rojizo. La cara y las orejas son propias de los jiráfidos, a los que se aproxima más desde el punto de vista genético. 

Los okapis tienen las patas rayadas como las cebras y un rostro similar a las jirafas

Como prueba, su cabeza dispone de dos osiconos (unos huesos de pequeño tamaño cubiertos de piel), y, al igual que las jirafas, una tendencia a mantenerse en silencio. Si hablamos de volumen, sin embargo, está muy lejos de los más de 4 metros que estas llegan a alcanzar. Ahí gana más su lado equino, con alrededor de 2 metros de largo y 1,80 de altura

Para sobrevivir en su ecosistema, la especie ha desarrollado algunas adaptaciones sorprendentes. Entre las características del okapi más destacadas se encuentran su gran sentido del olfato, así como su capacidad para ingerir vegetales que resultan tóxicos para muchas especies. 

¿De qué animales provienen los okapis?

Los ejemplares de esta especie proceden de la familia Giraffidae, compuesta solo por las jirafas y los propios okapis. Su estirpe es muy antigua, y se caracteriza por no haber sufrido apenas cambios desde sus primeros pasos evolutivos. 

Es tan único que, de hecho, no comparte el género Okapia con ninguna otra criatura. El estudio de su genoma ha concluido que parte del Canthumeryx sirtensis, un espécimen propio de África similar a un antílope, que poseía unas dimensiones medias, dos cuernos curvos y menos agilidad que otros mamíferos ungulados del Mioceno Inferior. 

Su origen se encuentra en una jirafa primitiva, parecida a un antílope, que vivió en el Mioceno Inferior

El Canthumeryx ya no existe, pero los restos óseos hallados en Libia durante los años 70 permitieron arrojar algo de luz sobre el misterio que, todavía a día de hoy, representa el okapi. El animal se desarrolló a partir de esta jirafa primitiva acortando paulatinamente su cuello, mientras que el de sus hermanas de la sabana se expandía para darles ventaja en las peleas. 

La lengua del okapi: despierta curiosidades

El parentesco entre las jirafas y los okapis se percibe también en su manera de luchar. Ambos se golpean con el cuello, aunque, evidentemente, el espectáculo resulta menos impresionante cuando no mide tres metros de largo. 

Con todo, ni sus técnicas de combate ni los patrones de su piel son las únicas peculiaridades de las que puede presumir. Igual de comentada ha sido su lengua, bastante distinta a lo que estamos acostumbrados a ver en el mundo silvestre y en nosotros mismos. 

Su lengua tiene un tono azulado, y resulta tan larga que pueden limpiarse las orejas con ella

Y es que la lengua del okapi es nada más y nada menos que azul. Además, en muy larga, de unos 30 centímetros, de modo que les sirve incluso para limpiarse las orejas. La higiene no es el principal motivo por el que haya terminado alcanzando una cifra récord, sino su alimentación. Al tener una longitud generosa, le resulta más sencillo agarrar las hojas que consume, y que pueden pertenecer a alrededor de un centenar de variedades diferentes. 

También le gustan los brotes, la fruta y los hongos, y solo emite ruidos vocales en la infancia y durante la época de celo. En su rutina habitual, es tímido, nocturno y bastante cuadriculado: siempre usa los mismos caminos para moverse, y las mismas zonas para comer o hacer sus necesidades. 

 

Su hábitat africano: dónde viven los okapis

Hubo un tiempo en el que podía encontrarse en Uganda, pero eso ya es historia. Actualmente, además de en las reservas, el okapi es un animal endémico de la República Democrática del Congo, aunque, a pesar de estar localizado en un punto tan concreto, no resulta sencillo que se deje ver.

La zona donde viven los okapis abarca el norte, el centro y el este del país. Su hábitat es la selva tropical, mejor cuanto más exuberante, en la que encuentra tanto abundante alimento como maleza en la que guarecerse.

 

¿Un animal en peligro de extinción?

Al igual que ocurre con muchas especies de hábitat limitado, como la vaquita marina, el okapi es un animal que se encuentra en peligro. Así lo ha clasificado la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en su Lista Roja, que integran más de 40.000 especímenes de todo el mundo.

Esto significa que el volumen de población del okapi africano se encuentra en niveles preocupantes para su pervivencia futura. En los últimos años, se estimaba que la cifra en libertad rondaba solo los 25.000 ejemplares y, actualmente, la población sigue decreciendo.

El okapi: un animal amenazado por el hombre

A pocos puede sorprenderles que el ser humano sea el que se encuentre tras las bajas en la población del okapi. El animal sufre la caza furtiva por su carne, muy apreciada por los locales, y el daño a su territorio, del que cada individuo necesita una amplia zona. 

Los cazadores lo capturan por su carne y su territorio es cada vez más pequeño debido a la acción humana

Dado que no suelen estar en manada, no es habitual que se concentren más de dos en un kilómetro cuadrado, pero el espacio que tienen disponible mengua rápidamente. Según un informe de la UICN, los mayores perjuicios para la especie proceden de la minería ilegal, los cazadores y las guerrillas. De hecho, el conflicto civil que terminó en el año 2000 asestó un fuerte golpe a la cifra de okapis.

 

Curso de Especialista en Grandes Mamíferos Terrestres: protege la naturaleza

El okapi es un animal de los tantos que necesitan protección. La lista de especies amenazadas aumenta y, en muchas ocasiones, los centros naturales cumplen una labor fundamental para la conservación de la fauna silvestre. 

Si te interesa trabajar en uno de estos espacios, en Nubika tenemos un programa para ti. Con el Curso de Especialista en Grandes Mamíferos Terrestres adquirirás una visión holística de los cuidados que requieren las especies salvajes, y podrás llevarlos al terreno con hasta 300 horas de prácticas profesionales. ¡Contáctanos e infórmate sobre los detalles!

Recibe información gratis y sin compromiso
Especialista en Grandes Mamíferos Terrestres
Mamíferos Terrestres
Otros artículos que te pueden interesar:
¿Cómo cortar el pelo de las patas a un perro?
30 junio 2022
¿Cómo cortar el pelo de las patas a un perro?
seguir leyendo
cuanto-cobra-auxiliar-rehabilitacion-animal
29 junio 2022
¿Cuánto cobra un auxiliar de rehabilitación animal?
seguir leyendo
orca animal marino
27 junio 2022
La orca: conoce a este animal marino en profundidad
seguir leyendo
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
24 junio 2022
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
seguir leyendo
¿Cómo cortar el pelo de las patas a un perro?
30 junio 2022
¿Cómo cortar el pelo de las patas a un perro?
seguir leyendo
cuanto-cobra-auxiliar-rehabilitacion-animal
29 junio 2022
¿Cuánto cobra un auxiliar de rehabilitación animal?
seguir leyendo
orca animal marino
27 junio 2022
La orca: conoce a este animal marino en profundidad
seguir leyendo
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
24 junio 2022
Masajes para perros: ¿cuáles son sus beneficios?
seguir leyendo

Newsletter

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín